MAS ARTICULOS DE ACTUALIDAD Y VIDEOS RELACIONADOS CON LA COMUNIDAD DE MADRID EN De Madrid al Cielo

MAS INFORMACION DE ACTUALIDAD con VIDEOS en Cosas de rosamar Madrileña

"Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y respondió así: "La política sin principios. El placer sin compromiso. La riqueza sin trabajo. La sabiduría sin carácter. Los negocios sin moral. La ciencia sin humanidad"

Buscar en este blog

miércoles, 25 de diciembre de 2013

La inutilidad y tomadura de pelo de un discurso


Ha sido irritante. Ni una mínima crítica a los causantes de la situación. La crisis ha surgido porque sí. Un discurso sin fuerza, vacío de contenido y lleno de lugares comunes, como dicen siempre los políticos de los discursos del contrario. Pero aquí el contrario éramos, somos, los españoles castigados.
 
Como mi capacidad morbosa es amplia, y desatendiendo el consejo del 15-M, he visto y escuchado el discurso del Rey, que bien pudiera intitularse El Rey cayendo por el precipicio del desprestigio. ¡Qué lejana queda la gratitud por su comportamiento el 23-F y años siguientes!
 
Lo de esta noche ha constituido, dicho vulgarmente, una auténtica tomadura de pelo, involuntaria o no, da igual. UN conjunto de vulgaridades. Mucho, muchísimo, saludo, y ninguna sugerencia brillante y no manida. El arte de no decir nada creyendo que lo dices todo. Lo único bueno es que al menos no ha reído ni sonreído ni un instante para hacerse el cercano. Ni una palabra sobre Catalunya, más allá de la inconcreta afirmación de la deseable actualización de los acuerdos de convivencia, en elipsis, como si le diera miedo citarla expresamente.
 
Un querer salvar los muebles. Ausencia de referencias judiciales familiares de igualdad ante la ley, como el año anterior. Un anuncio de su continuidad, una referencia como quien no quiere la cosa al Príncipe de Asturias, una nada creíble promesa de transparencia y ejemplaridad. Todo igual para que todo siga igual. Una decepción que no cubre expectativa alguna.
 
Me arrepiento de haberlo visto. He perdido mi tiempo. El número de detractores de la Corona habrá aumentado sensiblemente, imagino. O de los que pasen de ello. Un triste y desafortunado discurso. Un rey decepcionante, aun dentro de sus cortas posibilidades constitucionales. Dicen que no puede, ni debe, decir más. Con la gente inmersa o bordeando la desesperación. ¿Entonces para qué este inútil discurso? Ciertamente era estúpido esperar más. Hay que jugarse el tipo alguna vez.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

MIS OTROS BLOGS

Blogs y Publicaciones que sigo