MAS ARTICULOS DE ACTUALIDAD Y VIDEOS RELACIONADOS CON LA COMUNIDAD DE MADRID EN De Madrid al Cielo

MAS INFORMACION DE ACTUALIDAD con VIDEOS en Cosas de rosamar Madrileña

"Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y respondió así: "La política sin principios. El placer sin compromiso. La riqueza sin trabajo. La sabiduría sin carácter. Los negocios sin moral. La ciencia sin humanidad"

Buscar en este blog

miércoles, 25 de diciembre de 2013

La inutilidad y tomadura de pelo de un discurso


Ha sido irritante. Ni una mínima crítica a los causantes de la situación. La crisis ha surgido porque sí. Un discurso sin fuerza, vacío de contenido y lleno de lugares comunes, como dicen siempre los políticos de los discursos del contrario. Pero aquí el contrario éramos, somos, los españoles castigados.
 
Como mi capacidad morbosa es amplia, y desatendiendo el consejo del 15-M, he visto y escuchado el discurso del Rey, que bien pudiera intitularse El Rey cayendo por el precipicio del desprestigio. ¡Qué lejana queda la gratitud por su comportamiento el 23-F y años siguientes!
 
Lo de esta noche ha constituido, dicho vulgarmente, una auténtica tomadura de pelo, involuntaria o no, da igual. UN conjunto de vulgaridades. Mucho, muchísimo, saludo, y ninguna sugerencia brillante y no manida. El arte de no decir nada creyendo que lo dices todo. Lo único bueno es que al menos no ha reído ni sonreído ni un instante para hacerse el cercano. Ni una palabra sobre Catalunya, más allá de la inconcreta afirmación de la deseable actualización de los acuerdos de convivencia, en elipsis, como si le diera miedo citarla expresamente.
 
Un querer salvar los muebles. Ausencia de referencias judiciales familiares de igualdad ante la ley, como el año anterior. Un anuncio de su continuidad, una referencia como quien no quiere la cosa al Príncipe de Asturias, una nada creíble promesa de transparencia y ejemplaridad. Todo igual para que todo siga igual. Una decepción que no cubre expectativa alguna.
 
Me arrepiento de haberlo visto. He perdido mi tiempo. El número de detractores de la Corona habrá aumentado sensiblemente, imagino. O de los que pasen de ello. Un triste y desafortunado discurso. Un rey decepcionante, aun dentro de sus cortas posibilidades constitucionales. Dicen que no puede, ni debe, decir más. Con la gente inmersa o bordeando la desesperación. ¿Entonces para qué este inútil discurso? Ciertamente era estúpido esperar más. Hay que jugarse el tipo alguna vez.
 

El tío Blesa

Es lógico que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid haya blindado los correos de Blesa al considerar que violan su intimidad. En efecto, más íntimos no podían ser. Blesa dirigía Caja Madrid como si fuese una mercería, un negocio familiar de ésos que se heredan y cuya contabilidad aún se lleva con la cuenta de la vieja. Una sobrina le escribía con cierta vergüenza (aunque se le pasaba en seguida): “Hola, tío Miguel, no tengo a quien acudir, por eso te pido que me ayudes. Estoy muy apurada y he intentado casi de todo para no molestarte”. No sé a ustedes, pero a mí ese “casi” en labios de la sobrina de un banquero, me da escalofríos.
 
Cuando dirigía Caja Madrid, el tío Blesa estaba lleno de sobrinos, le salían sobrinos por todos lados, igual que esos parientes gorrones que aparecen en cuanto te toca la lotería. Aznar quiso colocarle unos cuadros. Gallardón le pidió para un promotor amigo que se encontraba algo apurado, nada, trece millones de euros sin intereses. Urgentes, a poder ser.
 
Con la fundación privada ProRAE había una vieja relación de amistad y los financieros de Caja Madrid presionaron para que el tío Blesa les endosara una buena ración de preferentes.
 
Lo hicieron, eso sí, con el respeto debido a la Real Academia de la Lengua: “Presidente, disculpa que te moleste, pero requeriría tu auxilio comercial”. “Auxilio comercial” es todo un hallazgo léxico, hay que reconocerlo. Habría que darle al inventor un sillón de la Academia.
 
Lo que pasa es que, si se fijan bien, Blesa tiene cara de buena persona, uno de esos tíos enrollados, campechanos y generosos, al que, nada más entrar en casa, los sobrinos se le cuelgan de los bolsillos del abrigo, se los vacían de calderilla y luego le dan la tabarra con los aguinaldos. Blesa en Caja Madrid era el padrino de La gran familia, un José Luis López Vázquez dueño de una pastelería al borde de la quiebra por la ingente cantidad de ahijados que brotaban hasta de debajo de los muebles. Demasiados ahijados y todos criados en Génova: una familia feliz y numerosa como Dios manda. “Ya está aquí el padrino” cantaba el gran López Vázquez masturbando una zambomba, prefigurando a Blesa con el negocio de las preferentes. Lo que pasa es que, con tanto ahijado glotón y y con tanto sobrino hambriento, la pastelería casi se va a la mierda y hubo que remozarla, darle una buena capa de pintura, cambiarle el nombre por el de Pasteles Bankia, que suena más moderno, mucho menos casposo que ese término tan zafio y tan poco elegante: caja. Caja registradora, caja de ahorros, caja de zapatos.
 
Parece mentira que en España todavía queden jueces (Silva, Castro, Garzón) empeñados en arruinar el final feliz de la película y quebrar el orden natural de las cosas.
 
Uno obcecado en pedir responsabilidades a un banquero, otro en imputar a una infanta, el tercero empapelado por unas escuchas ilegales que enturbiaron su empeño en remover tierra de las cunetas.
 
Menos mal que a otros jueces les gusta el cine familiar y no van a permitir ese ramalazo de angustia del tío Blesa transfigurado en Pepe Isbert y gritando: “¡Chencho, Chencho!” en plena Nochebuena.
 

Manual del buen corrupto (en diez sencillos pasos)

Toda persona tiene derecho a robar al contribuyente, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.
 
Ser corrupto en España es fácil, no tiene mucho mérito, cualquiera puede practicar la tan admirada picaresca. La competencia es enorme, sin embargo, y sólo los mejores alcanzarán el reconocimiento ¿Cómo diferenciarse, entonces? Hay que demostrar entusiasmo y profesionalidad. El corrupto nace pero también se hace. Y tú, aprendiz, has de saber que en el camino, antes de forrarte, y por fin, disfrutar de tu ático de lujo en Estepona, tendrás que enfrentarse a innumerables obstáculos. No desfallezcas, aquí tienes algunos pasos básicos que te harán convertirte en alumno aventajado.
  1. Tu objetivo principal es lucrarte y la política es un simple medio. No te desvíes de tu camino. Si te mueve otro tipo de motivación, de tipo moral, académica o social, por favor, deja de leer, este no es tu sitio, busca una ONG. En la casta política española no hay hueco para ti. Estorbas.
  2. Mete la cabeza en algún partido, desde joven. Cualquier ideología es válida. No pierdas mucho tiempo en formarte. Pégate a alguien influyente (si es de la Casa Real, te tocó el Gordo, aunque no sé cuánto te durará), sé complaciente y discreto, no llames mucho la atención, por ahora. Ya habrá tiempo de sacar al macarra que llevas dentro.
  3. La familia es lo primero. Incluimos en familia todos aquellos amiguetes compañeros de pupitre y conocidos a los que debes colocar en grandes compañías, bancos y fundaciones. Así te aseguras que el día de mañana tus favores serán devueltos, y de paso por qué no, un puesto en algún consejo de administración.
  4. Insisto, las competencias, aptitudes o experiencia de tus amigos no importan. Aprenderán rápido en donde quiera que les coloques. Ya sea en la cartera de sanidad, educación o agricultura, un sindicato o la patronal. El trabajo es parecido. Tú céntrate en elegir a dedo unos cuantos asesores.
  5.  
  6. Sé creativo. Roba con estilo y piensa en grande. Un aeropuerto sin aviones, un equipo paralímpico con sólo dos discapacitados, maletines falsificados, periodistas fantasmas, Fundaciones y Cajas de Ahorros fraudulentas, ¡Hasta puedes tocar el furbol! Dale alas a la imaginación y crea nuevos nichos.
  7. Recuerda estas dos palabras: Amnistía Fiscal.
  8. Ten a mano un buen cabeza de turco y un par de ministros pararrayos. Haz que sean provocadores y desagradables. Así toda la sociedad les odiará, incluso más que a ti.
  9. Desvía la atención cuando sea necesario. Repite conmigo, Gibraltar es Español y Cataluña entrará como miembro de pleno Derecho en la Unión Europea.
  10.  
  11. No des demasiada información al electorado, la gente es muy cotilla. Puedes responder a una pregunta con un "La segunda ya tal" y será suficiente. También puedes hacer que no te entienda ni tu madre y sales del paso: "Recibió una indemnización en diferido mediante un acuerdo entre las partes". La tecnología es tu aliada. El plasma es el futuro.
  12. En caso de que se pongan pesados, restringe sus libertades y sus derechos. Prohíbe. Y Recurre a los puntos 7, 8 y 9 para sortear los golpes.

  13.  

Si todo esto falla, siempre nos quedará Suiza o Euro Vegas. (Bueno, esto último no, pero porque no hemos querido, eh).

Y lo más importante de todo, querido aprendiz de corrupto, pase lo que pase, nunca, nunca, nunca dimitas.
 

¡Feliz Navidad! Siete 'regalos' de 'Rajoy Noel' a los españoles

regalos rajoy
 
¡HO, HO, HO! Da igual que este año te hayas portado muy bien. 'Rajoy Noel' ha llegado cargado en los últimos días de 'regalitos' para todos y no te van a gustar.
 
Después de dos años de recortes y austeridad, de promesas rotas y esconderse ante los escándalos de corrupción, el Gobierno de Rajoy nos deja en los calcetines más 'detalles navideños' y sus mejores deseos en forma de polémicas leyes para 2014.

 
 
Muñeca sin derecho a decidir
 
 
Juega a decidir en esta muñeca embarazada... será la única sobre la que puedas hacerlo. La retrógrada reforma de la ley del aborto de Gallardón, presentada antes de Navidad, dilapida la capacidad de decidir de las mujeres. Solo se podrá abortar en dos supuestos: violación (previa denuncia) o riesgo grave para la salud de la madre o el feto. Además, serán necesarios dos informes de médicos diferentes, las madres estarán obligadas a recibir asesoramiento sobre los derechos del feto o las secuelas de un aborto y tendrán que tener un "periodo de reflexión de una semana".

 
 
Furgón antidisturbios (con chorro incorporado)
 
 
 
El gobierno ha aprobado el anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana que prevé multas de hasta 30.000 euros para los participantes en manifestaciones no autorizadas ante el Congreso. ¡Este furgón policial viene con chorro de agua incorporado! Interior ha autorizado la compra de un nuevo 'camión-botijo' por 500.000 euros para lanzar chorros de agua en las manifestaciones.

 
 
 
 
Linterna a pilas
 
 
 
 
No te quedes a oscuras con la subida de la luz que llegará en enero. Aunque el ministro de Industria José Manuel Soria negó hasta en tres ocasiones que la factura de la luz fuera a subir en el primer mes del 2014, la última subasta arrojó una subida de nada más y nada menos que del 11%. Competencia invalidó el 'tarifazo', pero la subida, aunque menor, está asegurada ya que el Gobierno elevó previamente el precio de los peajes. Pero no te preocupes. Esta linterna va a pilas.
 
Mi primera hucha de las pensiones
 
 
¡Empieza a ahorrar ya para tu jubilación! Con la reforma de las pensiones, que entra en vigor el 1 de enero de 2014, la revalorización no se vincula a la inflación, sino que también se tendrán en cuenta los ingresos y gastos de la Seguridad Social. En la práctica, supondrá un empobrecimiento de los más mayores, ya que no se garantiza que su capacidad adquisitiva se equipare con el IPC.
 
Mantita para el invierno
 
 
¿Sin dinero para pagar la calefacción? Habrá que tirar de manta. Miles de familias se enfrentan a este problema, pero el PP con su mayoría absoluta se negó frente al resto de partidos a tramitar la propuesta legislativa de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) con medidas para prevenir la pobreza energética, entre las que se cuenta prohibir a las eléctricas cortar durante el invierno el suministro de luz a las familias que no pueden pagar por problemas económicos.
 
Pizarra autodidacta
 
 
¿Sin beca ni dinero para tasas? ¡Estudia en casa con esta pizarra! La ley Wert entrará en vigor en los primeros días de 2014. La reforma educativa LOMCE salió adelante pese a tener al resto de partidos en contra y tras múltiples manifestaciones educativas, de padres, alumnos y profesores que han anunciado que continuarán con las 'mareas verdes' contra su entrada en vigor.
 
Mi primera caja B
 
 
¡Con sobres incorporados! 2013 arrancó con los papeles de Bárcenas y los escándalos sobre corrupción continúan sacudiendo el PP. El último, 14 horas de registro de la sede de los 'populares' en la calle Génova en busca de documentación. El juez Ruz afirmó en su auto que el PP dio "cobertura a una facturación oficial ficticia" en la reforma de la sede del partido. Rajoy continúa sin dar explicaciones.
 
 
 
 
 
 
 

martes, 10 de diciembre de 2013

10 de diciembre: Día de los Derechos Humanos

El Gobierno se ha deshecho en dos años de 53.000 trabajadores de la sanidad pública

El Sistema Nacional de Salud tiene actualmente un 10% menos de trabajadores que hace dos años, según ha denunciado este miércoles CCOO en la presentación de su informe El gasto sanitario en España
El sindicato lo atribuye sobre todo a la no renovación de contratos interinos o eventuales, y también a jubilaciones cuyas plazas no se han repuesto
 
El Sistema Nacional de Salud tiene actualmente 53.000 trabajadores menos que hace dos años, lo que supone casi el 10% del total de trabajadores de la sanidad pública, según ha denunciado este miércoles Comisiones Obreras durante la presentación de su informe El gasto sanitario en España.

Los datos corresponden a la última encuesta de población activa, relativos al segundo trimestre de 2013 y en comparación con el mismo periodo de 2011, según ha explicado Fernando Puig-Samper, adjunto a la Secretaría de Protección Social y Políticas Públicas del sindicato y responsable de política sanitaria de la misma, que lo atribuye sobre todo a la no renovación de contratos interinos o eventuales, y también a jubilaciones que "en cualquier caso no se han repuesto".

Además, muestran como la mayor pérdida de puestos de trabajo se produjo en 2012, cuando dejaron de trabajar 42.000 profesionales, la mayoría mujeres, si bien esto "obedece a la composición del propio sector".

Pero a estos 53.000 puestos de trabajo habría que unir otros que no se han perdido pero han cambiado su condición laboral, según Puig-Samper, ya que "hay muchos médicos que antes trabajaban el cien por cien de la jornada y ahora solo la mitad". "Y esto no se contabiliza como pérdida de empleo", ha lamentado.

Un descenso que, según CCOO, obedece a que los recursos humanos representan el 45% del gasto sanitario público y el objetivo del Gobierno es reducirlo para que pase del 7,2 al 5,4% en 2016, lo que "conllevaría volver diez años atrás", ha añadido Carlos Bravo, secretario de Protección Social y Políticas Públicas del sindicato.

El problema de todo ello, puntualiza Puig-Samper, es que los autoridades sanitarias pretenden mantener la misma actividad y con los mismos criterios de calidad y resultados. "Tenemos un problema, porque el crecimiento de las plantillas y los recursos no se producía porque sí, sino porque hay una mayor demanda", ha precisado.

Esta mayor demanda está provocada por el envejecimiento progresivo de la población y por el aumento del desempleo, ya que "el consumo de servicios sanitarios de los parados es infinitamente mayor".

Fruto de esta mayor demanda y una menor presencia de profesionales es el incremento de las listas de espera que ha experimentado el Sistema Nacional de Salud en los últimos años, duplicándose para muchas intervenciones. "Es lógico que haya actos médicos que se retrasen", lamenta.

De igual modo, ha criticado la reforma impulsada por el Ministerio de Sanidad hace más de un año que ha incrementado el copago de los medicamentos en función de la renta y ha supuesto la pérdida de la tarjeta sanitaria a más de 800.000 inmigrantes.

"No tiene lógica económica y social, ya que ahora pacientes con enfermedades contagiosas o leves deben esperar a que ésta se agrave para poder ir al hospital y ser tratados de mala manera", según Puig-Samper, que reconoce que a largo plazo supone un mayor gasto.
 

El perro antisistema

 
Tengo la foto delante, mientras tecleo esto. Y me encanta. Ha sido tomada en una calle de Atenas, pero podría haber ocurrido en cualquier lugar de Europa; o, al menos, en no importa qué lugar de la Europa indignada, furiosa, que en los últimos tiempos, harta de tanto cuento, tanto recorte y tanta indecencia oficial, se echa a la calle, cada vez con más energía, para ajustar cuentas, o intentarlo, con la clase política y financiera: con los responsables últimos -los primeros, tampoco hay que olvidarlo, somos nosotros mismos- de la trampa siniestra en la que desde hace tiempo estamos metidos. Para escupir con dureza en la cara de esa casta desvergonzada, intocable en sus infames privilegios, que ha hecho de nuestras vidas su negocio y de Bruselas su criminal coartada. 
 
La imagen tiene mucha fuerza. Muestra la primera línea de una manifestación violenta, de ésas con lanzamiento de piedras, barricadas y contenedores de basura incendiados. Está tomada de frente, desde el lado de la policía, abarcando el despliegue de manifestantes que se enfrentan a los antidisturbios: pañuelos cubriendo la cara, pasamontañas, cascos de motorista, sudaderas de felpa con la capucha subida. Algunos, prevenidos hasta lo profesional, llevan máscaras antigás, y al fondo tremolan algunas banderas rojas. El suelo entre ellos y los policías está alfombrado de piedras y trozos de ladrillo que acaban de volar por los aires. En realidad es una foto de guerra, pienso al mirarla. De esta otra guerra cercana, fruto natural de tantas mentiras, incompetencia, latrocinios e injusticias, que hace tiempo estalló en nuestras ciudades y corazones, y que canallas encorbatados se esfuerzan en negar, en desmentir, con sonrisas hipócritas, retórica imbécil y palabras huecas que a pocos lúcidos engañan. 
 
El perro está en esa primera línea. Es un chucho de pelaje dorado y hocico flaco, y sin duda su amo es alguno de los manifestantes que, más próximos a él, se enfrentan a los policías: no sé si el que lleva puesto un casco de motorista o el que, a la izquierda de la imagen, se mueve medio agachado con una máscara antigás ocultándole el rostro y una bandera roja recogida en la mano. El perro está casi entre ambos, también en movimiento, abiertas las patas para plantarlas con coraje en el suelo, algo adelantada una de ellas, subidas las orejas por efecto de la acción. Le ciñe el cuello algo oscuro, que parece un collar o uno de esos pañuelos perroflautas tipo John Wayne. Y mira con resuelta atención hacia donde miran los hombres que están a su lado, entreabierta la boca como para un gruñido o un ladrido de cólera. No parece asustado en absoluto por el tumulto, ni intimidado con el estruendo de los pelotazos de la policía y los gritos de los manifestantes. Está allí, valeroso, firme, corriendo leal junto a su amo, dando la cara en plena refriega como dispuesto, también él, a abalanzarse contra las barreras de la ley y el orden establecidas por los de siempre. 
 
Uno tiene el lacrimal reacio, a estas alturas. Sin embargo, o quizá por eso, consuela comprobar que todavía hay cosas que te remueven otras cosas por dentro. La estampa de ese perro decidido, fiel, enfrentado a la policía sin abandonar a su amo en plena refriega, es una de ellas. Lo miro en la foto y, mientras sonrío, se me ocurre que quizá no esté ahí sólo por eso. A su manera, sin saberlo, puede que ese chucho también libre su propia guerra antisistema. Batiéndose no sólo por su amo, sino por sí mismo. Por sus colegas: cachorrillos regalos de Navidad que meses más tarde acabarán abandonados en una cuneta; por los perros maltratados, apaleados hasta morir por canallas sin conciencia; por los que acaban ahorcados en el monte cuando son viejos, arrojados vivos a un pozo o liquidados de un escopetazo; por los que enloquecen amarrados con dos metros de cadena o mueren de hambre y sed; por los que son sacrificados sin necesidad pudiendo salvarse; por los que nadie reclama y acaban deslizando su sombra por el corredor de la muerte; por los que infames sin escrúpulos utilizan en peleas clandestinas donde se juegan enormes cantidades de dinero; por esos perrillos drogados que, ante la pasividad de las autoridades, algunos mendigos utilizan para mover a piedad y luego se desembarazan oscuramente de ellos... Y sí. Miro la foto del perro antisistema que se enfrenta a la policía en una calle de Atenas y concluyo que tal vez también él tenga cuentas propias que ajustar. Y que todo será más noble y luminoso mientras junto a un hombre que lucha haya un buen perro valiente. 
 

Mandela, ¿pacifista o rebelde?

Quizás sea una falsa contradicción. Pero hoy son muchos los que subrayan el mensaje pacifista con el que el sudafricano Nelson Mandela (1918-2013) salió de prisión en 1990, y pocos los que ponen el acento en su rebeldía contra el apartheid, incluso armada, que lo llevó a la cárcel.
 
 
Mandela fue un político y un revolucionario por lo menos desde 1942. Dos años después se unió al Congreso Nacional Africano (CNA) y contribuyó a crear su Liga Juvenil y a conducir al movimiento, que llevaba décadas de irrelevancia, a posiciones más radicales.
 
Mandela fue un rebelde cuando encabezó la campaña de desobediencia civil contra leyes injustas del régimen segregacionista blanco en 1952 y cuando, pese a ser un mal estudiante, completó un diplomado de dos años en derecho y empezó a ejercer la abogacía en el primer bufete negro del país.
 
Fue un rebelde, y por eso proscripto más de una vez, detenido y procesado en el Juicio por Traición, del que finalmente resultó absuelto en 1961. Fue un rebelde cuando pasó a la clandestinidad.
 
Pero sobre todo fue coherente con su rebeldía tras la matanza de 69 personas desarmadas durante la manifestación de Sharpeville contra las leyes segregacionistas, el 21 de marzo de 1960, la posterior instauración del estado de excepción, el arresto de 18.000 personas y la proscripción del CNA y otras organizaciones.
 
Entonces entendió que no bastaban las marchas, huelgas y acciones de desobediencia civil para conmover los cimientos del apartheid, cuya estructura se iba sofisticando hasta el delirio de los bantustanes (reservas segregadas para no blancos).
 
Fue un acto de rebeldía encabezar la lucha armada en 1961 y contribuir a crear el brazo que la ejecutaría, Umkhonto weSizwe (Lanza de la Nación). O salir del país en secreto a buscar apoyo y entrenamiento de guerrilla.
 
Sudáfrica era una cuña útil para las potencias occidentales –las mismas que hoy honran a Mandela como un héroe— en una región convulsionada por las luchas de liberación colonial y la guerra fría.
 
En los años 70, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, socios comerciales del régimen, vetaron una moción para expulsar a Sudáfrica de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El embargo de armas solo se hizo obligatorio en 1977.
 
En la década de los 80 el apartheid avergonzaba a la mayoría de la humanidad. Pero apenas en 1985 Estados Unidos, Gran Bretaña y la entonces Comunidad Europea adoptaron sanciones económicas contra el régimen, y en buena medida para aplacar la indignación pública que iba surgiendo en cada país.
 
Mandela llevaba años purgando cárcel, desde 1962. Fue juzgado por sabotaje y condenado a cadena perpetua en 1964. La rebeldía lo sostuvo en esos 27 años, durante los cuales rechazó tres ofertas condicionadas de libertad.
 
El derecho a rebelarse contra la opresión, que asiste a cada pueblo, ha sido muy a menudo objeto de supresión y sobre todo de tergiversación.
 
En el caso de Sudáfrica, Estados Unidos se lo pensó bien. Solo en 2008 eliminó al CNA de la lista de organizaciones terroristas de su Departamento de Estado, nueve años después de que Mandela hubiese dejado la Presidencia.
 
Cuando emergió de sus años de encierro en 1990, pero sobre todo cuando fue investido presidente en 1994, Mandela sabía que desmantelar el apartheid no tendría sentido si en el proceso el país se desintegraba en divisiones y venganzas.
 
Y fue, desde entonces, el pacifista más activo y convencido, llevando su rebeldía a un nuevo terreno, el del ejercicio democrático y el del diálogo como solución de los conflictos.
 
Como cuenta IPS, muchos sudafricanos siguen hoy hundidos en las trampas de la desigualdad y la pobreza, con el CNA acusado de haber ingresado en un ciclo de opacidad y nepotismo.
 
No es sencillo sacudir una herencia que data desde los tiempos del régimen colonial británico. La segregación y sus causas económicas dejan marcas profundas. No basta con tener un presidente negro, como ilustra Estados Unidos, cuyas cárceles siguen teniendo muchos más convictos negros que blancos.
 
Pero ahora los sudafricanos pueden canalizar su rebeldía contra esas lacras en un proceso democrático y un Estado de derecho por los que hay que agradecer a Mandela, el rebelde.
 

Purga en Hacienda

Desde que Montoro es ministro 320 altos cargos de la Agencia Tributaria han sido relevados, 'dimitidos' o invitados a marcharse.
 
Se colocan Jueces conservadores en el Consejo General del Poder Judicial. Imponen una Ley Mordaza a su medida contra la protesta social. Y ahora hacen una limpieza étnica en Hacienda (tras vergonzosa Amnistía Fiscal) por investigar casos de corrupción de sus amigotes. Imponiendo la Dictadura 2.0
 
 
Desde que Cristóbal Montoro es ministro de Hacienda, 320 altos cargos de la Agencia Tributaria han sido relevados, 'dimitidos' o invitados a marcharse. Montoro lleva casi dos años en el puesto, así que hablamos de un purgado cada 60 horas, más o menos. Es una caza de brujas, como ha dejado claro el propio ministro con esa sinceridad de los que se sienten impunes: los destituye por "socialistas". Aquella promesa electoral de "despolitizar la Administración" era esto.

Los supuestos socialistas a los que Montoro manda a hacer pasillos son técnicos que tienen la mala costumbre de hacer su trabajo con profesionalidad e independencia, sin obedecer a consignas políticas. Como la inspectora que fue destituida por intentar sancionar con 450 millones de euros a Cemex, una multinacional del cemento que declaró pérdidas ficticias incluso en los años de la burbuja inmobiliaria. O su jefe, que dimitió porque su purga le parecía impresentable. O los cinco altos cargos que han sido relevados estos días. O la cúpula de la oficina antifraude, los que hacían los informes sobre la 'Gürtel'; una unidad desmantelada nada más llegar el PP a la Moncloa. En el colmo de la persecución política, varios de los últimos purgados son altos cargos que el propio ministro había nombrado hace menos de dos años. El socialismo, como la conspiración judeomasónica de antaño, se infiltra aun en las mejores familias.
 
 

Una gestión desastrosa

El escándalo de estos días en la Agencia Tributaria es solo la última gota de una gestión desastrosa por parte de un ministro que se está cargando una de las pocas instituciones que aún parecían limpias. La primera decisión de Montoro, nada más llegar al cargo, fue aprobar una amnistía fiscal a precio de saldo. Aquellos delincuentes que habían defraudado al fisco pudieron quedarse con el botín entregando solo un 10% del dinero robado. Ni un trabajador con el salario mínimo paga en impuestos un porcentaje tan bajo.
 
La amnistía dejó clara la teoría: no todos somos iguales ante el fisco. El día a día de Montoro lo está demostrando en la práctica con asuntos como la denuncia por los técnicos del misterioso asunto de las compraventas con el DNI de la infanta o los informes sobre la financiación irregular del PP con el 'caso Bárcenas'. Según la nueva doctrina de Hacienda, las donaciones ilegales de los partidos se pueden desgravar. Gracias a esa oportuna interpretación de la norma, la cantidad defraudada por el PP no superó los 120.000 euros anuales que marcan el delito fiscal. El PP tuvo suerte, no como los cineastas, o los partidos de la oposición, o los medios de comunicación críticos. Más les vale ser buenos y no hacer enfadar al señor ministro, no les vaya a caer una inspección fulminante.
 
 
 

¿Quién maneja mi barca?

Mariano Rajoy: «Lo que más me preocupa es que Alemania tenga claro adónde vamos»
 

 
Triste tesitura aquella en la que al presidente de una nación hay que tomárselo a broma, pero en el caso de Mariano Rajoy no queda otro remedio. El primero en utilizar la ironía con él fue el presidente de la Comisión Europea, Durão Barroso, cuando respondió a las palabras que nuestro presidente pronunció en aquella súbita rueda de prensa convocada de urgencia con motivo del anuncio del rescate de la banca, que estuvo apunto de dejarle sin ir al partido de la selección en el avión habilitado para el caso.Atrás quedaban sus promesas electorales de no dar ni un solo céntimo de dinero público a los bancos, hábito que, decía, era exclusivo de los socialistas. Bueno, para justificar la inyección de dinero a los bancos, primero la disfrazó de préstamo. Muy ofendidos, sus portavoces respondían a quien calificara esa inyección de dinero de “rescate” afirmando que las entidades bancarías devolverían hasta el último céntimo. En una entrevista publicada este fin de semana, reconoce Rajoy que tendremos que hacer frente a unos 40.000 millones de euros que se han entregado a los bancos con fondos públicos.

Cantidad que no está nada mal, se mire como se mire, y que hubiera venido la mar de bien para evitar recortes en esas cosillas superfluas que son la educación, la sanidad o las pensiones. Si hacemos caso a su declaración de que esta costumbre de dar dinero a los bancos es de rojos, debemos entender que está siendo poseído por el marxismo leninismo, lo cual nos permitiría entender las declaraciones de su relevante oradora Ana Botella cuando, en el Club Siglo XXI,
afirmaba que algunas decisiones del Gobierno estaban dividiendo a las bases del partido.

Por cierto, desde Europa protestan y, de paso, anuncian que ya no nos van a dar más dinero para estos menesteres porque resulta que los bancos, en vez de utilizar los fondos para sanear las entidades, se dedican a hacer negocio con ellos, a invertirlos por ahí a un interés muy superior al que lo pillan, mientas el crédito continúa sin fluir, con lo que la economía sigue varada en la costa, dándose la circunstancia de que el rescate no acude al rescate, sino al bolsillo del rescatador.

Decía que el primero fue Durão Barroso porque, como el señor presidente no quería perderse la primera parte de aquel partido, zanjó la cuestión de la rueda de prensa por lo rústico, con una declaración sorprendente en la que afirmaba que había puesto a Europa a sus pies, ya que había sido él quien había impuesto las condiciones del “no-rescate” bancario, sabiendo que aquí no se pasa factura a los gobernantes por decir lo primero que se les pase por la cabeza aunque se dé de tortas con la verdad.

Tuvo que salir don Durão a la palestra para aclarar que fue justamente al contrario, que no hubo necesidad de poner de rodillas a don Mariano porque ya se lo encontró de rodillas cuando le hizo la propuesta del rescate: "Reaccionó de una forma extremadamente positiva ante esta idea", declaró, queriendo decir de forma elegante que, si iba a tirarse el rollo de matón con sus conciudadanos, no fuera a costa de él, que se buscara otro colega para hacer el papel de pringao.
En esa misma entrevista del fin de semana, Rajoy parece dar la razón a don Durão cuando declara, en un acto de dudosa fe, que espera que “Alemania y Europa sepan dónde vamos”, como queriendo decir que él no tiene ni puñetera idea del rumbo, resultando que, en efecto, no sólo era un farol que ponía firmes a los que controlan nuestros destinos allende nuestras fronteras, como decía Franco para referirse a Moscú, sino que ni siquiera le dejan mirar en el GPS.

No sabe dónde vamos y quiere dejar constancia de que, si la estación final se llama “desastre”, que nadie dirija su mirada hacia él porque el pobrecillo no ha hecho ni más ni menos que lo que le han mandado. Hemos pasado de que Aznar nos sacara del rincón de la Historia, cuando se retrató con los pies en la mesa en el rancho de Bush declarando la guerra a Irak y atisbando los horizontes de aquel imperio donde no se ponía el sol, a que los alemanes nos metan en el largo invierno nórdico donde no hay más luz que la de los candiles.
 
Tristes e incomprensibles bandazos de la Historia en la que los impávidos testigos, que aportan sus salarios a la causa común del Estado a través de los impuestos, se quedan fuera de juego por no poder asumir con sus precarias mentes estos giros vertiginosos a los que se están acostumbrando nuestros mandatarios, que los medios llaman contradicciones, pero que sería más fácil llamar mentiras.

Ahora que sabemos que los alemanes nos llevan hacia algún sitio, con los deseos de nuestro presidente de que sepan hacia dónde se dirigen, cabría preguntarse: ¿los intereses de los alemanes coinciden con los nuestros? ¿Hay sintonía entre el chófer y los pasajeros, o se trata de un secuestro? Recordemos que, mientras siguen pidiendo a nuestro Gobierno
que profundice en las “reformas estructurales profundas” e intensifique la política de recortes de los servicios esenciales, la señora Merkel, que tiene pinta de cumplir sus promesas, lleva en su programa electoral la subida del presupuesto, precisamente, en educación, sanidad y pensiones, así como la creación de un salario mínimo a raíz de su alianza con los socialdemócratas.

O sea, que la reducción, privatización y eliminación, en algunos casos, de nuestros servicios sociales, se traduce en un incremento en las partidas de esos mismos servicios en nuestros vecinos y aliados del norte. Lo que es bueno para nosotros es malo para ellos, y viceversa. Y estamos en sus manos. Ellos deciden, nosotros acatamos.
 
En plena era de los chanchullos económicos legales, también llamados “ingeniería financiera” por ser fechorías cometidas por gente con estudios, nos enteramos de que nuestro presidente es un “testaferro” de los alemanes y de Europa (creíamos que estábamos dentro). Pues nada, ellos sabrán lo que hacen con nosotros, sólo nos queda apelar a la misericordia.

A lo mejor han ganado la tercera guerra mundial y no nos han dicho nada.

 - infolibre.es/noticias/opinión

domingo, 1 de diciembre de 2013

Manual del Gobierno de Rajoy para silenciar las protestas sociales

Tras los recortes de servicios públicos, el Gobierno del PP ha empezado a dar los pasos para revisar los derechos sociales con un borrador de una ley de seguridad ciudadana que penaliza las protestas.
 
Todas las fórmulas de resistencia que los conservadores han observado en las calles desde que gobiernan tienen su correspondiente sanción
 
Foto: La ley mordaza sanciona con 600.000 euros a los toledanos que abucheen a Cospedal en el desfile del CorpusJorge Fernández Díaz modifica el artículo 633 del Código Penal e introduce nuevos conceptos religiosos que blindan a la presidenta de Castilla-La ManchaEl desfile de la procesión del Corpus Christi en Toledo es una tradición que se remonta a 1595. Nunca antes, en 418 años de historia, un representante del establiment real y político (presidieron los desfiles reyes, emperadores y ministros) había sido abucheado por los toledanos como así sucedió el jueves, 7 de junio de 2012, cuando la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, tuvo que aguantar durante dos largas horas el cabreo de los ciudadanos, que la increparon a lo largo del recorrido procesional, recriminándola sus salvajes recortes en sanidad, educación y dependencia.http://www.elplural.com/2013/11/29/la-ley-mordaza-sanciona-con-600-000-e-a-los-toledanos-que-abucheen-a-cospedal-en-el-desfile-del-corpus/
 
La ley mordaza sanciona con 600.000 euros a los toledanos que abucheen a Cospedal en el desfile del Corpus

Jorge Fernández Díaz modifica el artículo 633 del Código Penal e introduce nuevos conceptos religiosos que blindan a la presidenta d
e Castilla-La Mancha

El desfile de la procesión del Corpus Christi en Toledo es una tradición que se remonta a 1595. Nunca antes, en 418 años de historia, un representante del establiment real y político (presidieron los desfiles reyes, emperadores y ministros) había sido abucheado por los toledanos como así sucedió el jueves, 7 de junio de 2012, cuando la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, tuvo que aguantar durante dos largas horas el cabreo de los ciudadanos, que la increparon a lo largo del recorrido procesional, recriminándola sus salvajes recortes en sanidad, educación y dependencia.
 
 
Guía práctica para manifestantes bajo la nueva Ley de Seguridad Ciudadana
 
El anteproyecto de reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana aprobado este viernes por el Consejo de Ministros recoge un buen número de infracciones susceptibles de ser cometidas durante las formas de protesta que han inundado las calles durante la presente legislatura.
 
Este cuestionario pretende ser una guía práctica acerca de las multas contenidas en el anteproyecto, al que aún resta por incorporar nuevos informes de los ministerios de Justicia y Hacienda, recomendaciones del Consejo de Estado y la Agencia de Protección de Datos y las modificaciones que introduzca el trámite parlamentario.
 
¿Se podrá gritar ante el Congreso “no nos representan"?
 
Si lo hace participando en una protesta previamente comunicada a la Delegación del Gobierno, no podrá ser sancionado. En caso contrario, incurrirá en una infracción leve, castigada con multas de entre 100 y 1.000 euros.
 
Lo mismo ocurrirá si la manifestación es en cualquier otro lugar. Si es usted el convocante, por Twitter o cualquier otro medio, también podrá ser multado con esas cantidades, aunque no aparezca por allí.
 
Puede que durante la protesta, alguien protagonice disturbios. Entonces, el convocante podrá ser multado con un máximo de 30.000 euros –falta grave– e Interior valora que sólo se salve del castigo si condena y muestra su rechazo público a esos disturbios.
 
¿Y si participa en altercados?
 
El Código Penal ya recoge los delitos de daños y desórdenes públicos, así como el de resistencia o atentado a la autoridad. Pero si su actitud no reviste la gravedad que exige el delito, Interior le puede castigar con una falta grave (1.000-30.000 euros) si causa “desórdenes graves o incendios”, tanto en la calle como en establecimientos, y sólo si su conducta representa “un peligro para las personas o bienes u ocasiona alteración de la seguridad ciudadana”.
 
¿Puedo acudir a una manifestación con capucha, casco o un gorro que me cubra la cara?
 
Si la policía considera que su conducta es pacífica, no incurrirá en infracción alguna y ni tan siquiera podrán obligarle a que descubra su rostro. Pero si participa en altercados de esa guisa, a una infracción grave se puede sumar otra de entre 1.001 y 30.000 euros por ir embozado.
 
"¡Cortamos la Gran Vía, y todos a Sol!"
 
Puede haber participado pacíficamente en una manifestación comunicada a la Delegación del Gobierno, pero si durante ella o a su término se sale del recorrido autorizado, cometerá una infracción leve, castigada con hasta 1.000 euros de multa.
 
¿Y si no obedezco las órdenes de los antidisturbios?
 
Estará cometiendo una infracción grave (1.000-30.000 euros), siempre que el policía considere que el desacato no tiene la entidad como para denunciarle por un delito de resistencia a la autoridad. Aquí se incluye la negativa a identificarse.
 
¿Puedo mostrarle mi DNI sin entregárselo?
 
A partir de que entre en vigor la reforma, no. La laguna en este aspecto se ha solucionado castigando con falta leve (hasta 1.000 euros) el negarse a entregar la documentación a los agentes. Estos se quejaban de que, si el requerido sólo se lo mostraba, no podían comprobar si se trataba de una falsificación.
 
¿Qué ocurre si insulto a un policía?
 
Lo mismo que si él considera que lo ha amenazado, coaccionado, injuriado o vejado. Podrá ser sancionado con una multa por infracción leve, de entre 100 y 1.000 euros. Como con el resto de las multas por infracción, podrá recurrir por la vía de lo contencioso-administrativo, cargada con las tasas judiciales por la reciente reforma del Gobierno.
 
¿Puedo colgar en Internet una carga policial?
 
Sí, siempre que el Ministerio del Interior no considere que atenta contra el derecho al honor del policía, a su intimidad o a la propia imagen, o que pueda poner en peligro una operación o la seguridad del agente o la de su familia. Si así ocurriera, hay prevista una multa por infracción leve (100-1.000 euros).
 
¿Puedo participar en una protesta ante la sede de un partido convocada en Twitter?
 
Será una infracción leve si no ha sido comunicada. En el caso de que la protesta tenga lugar durante la jornada de reflexión o votación y además se desarrolle con “una finalidad coactiva”, el castigo se endurece sensiblemente. Participar en ella puede costar entre 30.000 y 600.000 euros de multa, ya sea a las puertas de la sede de una formación política o en cualquier otro lugar.
 
Fuentes autorizadas de Interior consideran que las manifestaciones del 15M de 2011 en la Puerta del Sol no tenían intención “coactiva”, pero sí las que se produjeron el 13 de marzo de 2004 ante la sede nacional del PP para exigir la verdad sobre los atentados del 11M. Los convocantes tienen en estos supuestos los mismos castigos que los asistentes.
 
¿A cuánto sale parar un desahucio?
 
Como el resto de infracciones de la Ley de Seguridad, quedará a criterio de la policía. A partir de ahora, las Fuerzas de Seguridad estarán facultadas para imponer multas de entre 1.000 y 30.000 euros a aquellos que se propongan evitar el desahucio de las personas que habitan un inmueble.
 
Una de las infracciones graves del nuevo texto está destinada a los que protagonicen “actos de obstrucción” a la ejecución de una decisión judicial o administrativa a cargo de una autoridad o cargo público.
 
¿Puedo interrumpir el mitin de un partido al grito de "sí se puede"?
 
Puede, pero además de arriesgarse a la reacción de los militantes, las Fuerzas de Seguridad podrán sancionarle por “perturbación del orden en un acto de campaña electoral”. Resultado: entre 1.000 y 30.000 euros de multa.
 
Cabe destacar que revestirá la misma gravedad interrumpir un mitin que la votación, el escrutinio o el recuento de votos. Recuerde que también puede incurrir en un delito si sus actos encajan en los descritos en la Ley Electoral.
 
¿Saldrá gratis gritar contra España o la policía o escribirlo en Twitter?
 
Estarán castigadas con multas de entre 1.000 y 30.000 euros las “ofensas o ultrajes” a España, las comunidades autónomas, entidades locales y sus instituciones, símbolos o himnos.
 
Los periodistas se han esforzado en que el ministro del Interior detalle qué conductas concretas harían incurrir en esta falta grave, pero él se ha escudado en que eso lo determinará la “casuística”.
 
Por el redactado del anteproyecto, todo indica que sea cual sea la manifestación, este tipo de gritos será sancionado con multas graves. Y atención a escribirlas en redes sociales: el articulado penaliza su difusión “por cualquier medio”. Si se producen dentro de los estadios, ya hay multas recogidas en la Ley del Deporte.
  
¿Puedo protestar ante una central nuclear contra ese tipo de energía?
 
Si la protesta ha sido comunicada a la Delegación del Gobierno y no ha sido prohibida, no podrá ser sancionado. De lo contrario, tan solo con participar, puede llevarse a casa una sanción de entre 1.000 y 30.000 euros por infracción grave.
 
Si además las Fuerzas de Seguridad consideran que su actuación ha provocado “riesgo para las personas o un perjuicio” en el funcionamiento de la central nuclear o cualquiera de las otras infraestructuras que la Ley 8/2011 considera “críticas”, habrá incurrido en una falta muy grave, castigada con multas de entre 30.000 y 600.000 euros.
 
Tan solo sobrevolar con una avioneta esa central u otra infraestructura crítica le puede costar a una organización ecologista hasta 30.000 euros.
 
¿Y si mi protesta consiste en descolgar un cartel del frontispicio del Congreso?
 
Pues entre 1.000 y 30.000 euros. Ya haya escalado el Congreso de los Diputados, el Museo del Prado o cualquier otra institución o edificio considerado de interés “histórico-artístico”.
 
¿Qué otras formas hay de cometer estas infracciones?
 
Si comete tres leves en un plazo de dos años, será castigado además como si hubiera incurrido en una grave. Y si incurre en tres graves en el mismo periodo, como si su infracción hubiera sido muy grave.
 
Este es el principal argumento del Ministerio del Interior para poner en marcha un registro de infracciones, una suerte de fichero policial de infractores, incluidos los desobedientes.
 
 

Archivo del blog

MIS OTROS BLOGS

Blogs y Publicaciones que sigo