MAS ARTICULOS DE ACTUALIDAD Y VIDEOS RELACIONADOS CON LA COMUNIDAD DE MADRID EN De Madrid al Cielo

MAS INFORMACION DE ACTUALIDAD con VIDEOS en Cosas de rosamar Madrileña

"Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y respondió así: "La política sin principios. El placer sin compromiso. La riqueza sin trabajo. La sabiduría sin carácter. Los negocios sin moral. La ciencia sin humanidad"

Buscar en este blog

jueves, 3 de octubre de 2013

El bonito sueño de la “Europa Unida” dio paso a una pesadilla:


Alemania aspiraba a dominar Europa y a convertirla en un área económica propia en la que su economía (y no el conjunto de la economía europea) sería hegemónica y la mejor forma de hacerlo era poner una zanahoria delante de los nublados ojos de los dirigentes de la periferia europea. Esa zanahoria eran los “fondos estructurales”. Así puede entenderse que el consorcio franco-alemán impusiera una normativa para el Banco Central Europeo que solamente beneficiaba a sus mentores y atara las manos al resto, o una moneda que llegaba antes de que existiera una unificación fiscal europea y, por tanto, iba a generar desequilibrios de todo tipo.

Luego entendimos que este proyecto no se había improvisado entonces sino que, simplemente, se había acelerado. Recordamos el interés con que las élites financieras tanto de EEUU como de Alemania facilitaron la creación de los "partidos turnistas" al final de la transición y que pudiesen permanecer cómodamente en el poder durante casi cuatro décadas. No olvidemos que el PSOE fue el partido cuyos dirigentes firmaron el acuerdo de adhesión con el Mercado Común Europeo, mal negociado, que liquidó sectores enteros de nuestra economía y que el PP metió los impulsos decisivos para que fuese imposible después escapar de esta ratonera: ¡Justo todo lo contrario a lo necesario para sobrevivir frente a la competencia desmesuradas de las economías alemana y francesa!

Nuestra siderurgia simplemente se liquidó, nuestra minería desapareció sin dejar señas y nuestros astilleros se evaporaron, para colmo, España que debería de haber sido el “granero de Europa” y, como mínimo proveedor de buena parte del vacuno, vio como nuestra agricultura quedaba completa y progresivamente laminada: primero con la imposición de cuotas, luego con decretos sobre el arranque de olivares y viñas, más tarde con la limitación de producción lechera, finalmente con los acuerdos preferenciales con Marruecos, Argelia e Israel. Sólo cinco años antes, en 1980, el que suscribe se enteró de que no podían exportarse manzanas españolas a Europa hasta el mes de septiembre para no dañar la producción francesa (más tardía). Pero cuando España entró en la UE no obtuvo ni una sola medida favorable para el desarrollo de su agricultura, salvo un régimen absurdo de subvenciones y ayudas que, por una parte, subsidiaban la plantación de vides y por otra… su arranque.

El resultado de todo esto fue que nos empobrecimos. Se garantizó el abandono de la planificación económica a escala nacional, la cooperación realmente positiva a nivel continental y todo ello fue sustituído por la “burocracia de Bruselas” y el libre mercado dentro de un mundo salvajemente adoctrinado por la globalización neoliberal, en la que la UE es un simple elemento canalizador.

Foto: El bonito sueño de la “Europa Unida” dio paso a una pesadilla: Alemania aspiraba a dominar Europa y a convertirla en un área económica propia en la que su economía (y no el conjunto de la economía europea) sería hegemónica y la mejor forma de hacerlo era poner una zanahoria delante de los nublados ojos de los dirigentes de la periferia europea. Esa zanahoria eran los “fondos estructurales”. Así puede entenderse que el consorcio franco-alemán impusiera una normativa para el Banco Central Europeo que solamente beneficiaba a sus mentores y atara las manos al resto, o una moneda que llegaba antes de que existiera una unificación fiscal europea y, por tanto, iba a generar desequilibrios de todo tipo.

Luego entendimos que este proyecto no se había improvisado entonces sino que, simplemente, se había acelerado. Recordamos el interés con que las élites financieras tanto de EEUU como de Alemania facilitaron la creación de los "partidos turnistas" al final de la transición y que pudiesen permanecer cómodamente en el poder durante casi cuatro décadas. No olvidemops que el PSOE fue el partido cuyos dirigentes firmaron el acuerdo de adhesión con el Mercado Común Europeo, mal negociado, que liquidó sectores enteros de nuestra economía y que el PP metió los impulsos decisivos para que fuese imposible después escapar de esta ratonera: ¡Justo todo lo contrario a lo necesario para sobrevivir frente a la competencia desmesuradas de las economías alemana y francesa!

Nuestra siderurgia simplemente se liquidó, nuestra minería desapareció sin dejar señas y nuestros astilleros se evaporaron, para colmo, España que debería de haber sido el “granero de Europa” y, como mínimo proveedor de buena parte del vacuno, vio como nuestra agricultura quedaba completa y progresivamente laminada: primero con la imposición de cuotas, luego con decretos sobre el arranque de olivares y viñas, más tarde con la limitación de producción lechera, finalmente con los acuerdos preferenciales con Marruecos, Argelia e Israel. Sólo cinco años antes, en 1980, el que suscribe se enteró de que no podían exportarse manzanas españolas a Europa hasta el mes de septiembre para no dañar la producción francesa (más tardía). Pero cuando España entró en la UE no obtuvo ni una sola medida favorable para el desarrollo de su agricultura, salvo un régimen absurdo de subvenciones y ayudas que, por una parte, subsidiaban la plantación de vides y por otra… su arranque.

El resultado de todo esto fue que nos empobrecimos. Se garantizó el abandono de la planificación económica a escala nacional, la cooperación realmente positiva a nivel continental y todo ello fue sustituído por la “burocracia de Bruselas” y el libre mercado dentro de un mundo salvajemente adoctrinado por la globalización neoliberal, en la que la UE es un simple elemento canalizador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

MIS OTROS BLOGS

Blogs y Publicaciones que sigo