MAS ARTICULOS DE ACTUALIDAD Y VIDEOS RELACIONADOS CON LA COMUNIDAD DE MADRID EN De Madrid al Cielo

MAS INFORMACION DE ACTUALIDAD con VIDEOS en Cosas de rosamar Madrileña

"Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y respondió así: "La política sin principios. El placer sin compromiso. La riqueza sin trabajo. La sabiduría sin carácter. Los negocios sin moral. La ciencia sin humanidad"

Buscar en este blog

jueves, 31 de octubre de 2013

Premios Príncipe de Asturias 2013

De un lado la Monarquía, grandes empresarios y políticos reunidos en un 

hotel de lujo, disfrutando de sus privilegios mientras piden sacrifios al 

resto. Del otro lado, la gente normal, cada día más empobrecida, con 

menos trabajo y menos derechos.


El premio Príncipe de Asturias de las Letras, Muñoz Molina: 

"es difícil hablar de perseverancia y gusto del trabajo en 

un país donde carecen de él millones de personas" y ve 

España asolada por la impunidad de los culpables de la crisis

"Desaliento" es lo que siente el escritor Antonio Muñoz Molina. Así lo ha manifestado durante su discurso en la ceremonia de entrega de los premios Príncipe de Asturias. Desaliento generado por escribir en estos "tiempos tan amargos" de incertidumbre en una país "asolado por una crisis cuyos responsables quedan impunes mientras sus víctimas no reciben justicia".
El galardonado con el premio Príncipe de Asturias de las Letras autor de Beltenebros ha hecho una reflexión sobre la actividad de escribir, "un oficio más antiguo y más útil de lo que parece", y que requiere dedicarle "tantas horas y tantos años como un artesano al suyo y que, sin esa dedicación, no logrará completar nada de valor".
En la intervención con la que tradicionalmente el galardonado con el premio de las Letras interviene en nombre del resto de premiados, Muñoz Molina ha considerado "casi frívolo" divagar sobre la falta de correspondencia entre el mérito y el éxito en literatura "en un mundo donde los que trabajan ven menguados sus salarios mientras los más pudientes aumentan obscenamente sus beneficios".
"Es difícil hablar de la perseverancia y el gusto del trabajo en un país en el que tantos millones de personas carecen angustiosamente de él", ha añadido tras lamentar que España se haya convertido en un país "donde la rectitud y la tarea bien hecha tantas veces cuentan menos que la trampa o la conexión clientelar".
"En España, la rectitud y la tarea bien hecha cuentan menos que la trampa o la conexión clientelar" 
A su juicio, las formas más contemporáneas de demagogia "han reverdecido" el antiguo desprecio "por el trabajo intelectual y conocimiento", una circunstancia que hace que el único remedio aceptable contra el desaliento en su oficio, el de escritor, es "el oficio mismo" y practicarlo "sin concederse la menor indulgencia".

En un discurso en el que ha tenido un recuerdo para la canadiense Alice Munro, ganadora este año del premio Nobel de Literatura, Muñoz Molina ha rememorado también la intervención en el mismo escenario del poeta José Hierro, el primer Príncipe de las Letras al obtenerlo en 1981, cuando España aún vivía "bajo el trauma sombrío y reciente de una tentativa de golpe de estado".
Así, ha señalado que Hierro apeló entonces al "aire de libertad" que respiraba España y que "a pesar de todos los pesares" sigue respirándose treinta y dos años después, "el período más largo de libertad que se ha conocido en la historia entera" del país.
"Es importante recordar estas cosas ahora, cuando el porvenir parece en muchas cosas tan incierto como entonces", ha señalado antes de advertir de que los españoles se han acostumbrado tanto a la libertad que corren el riesgo de no apreciarla.
A su juicio, es responsabilidad de todos "salvar" lo que se ganó "gracias a que muchas personas hicieron y hacen bien sus oficios, privados y públicos" y reflexionar sobre "los errores, las inercias y descuidos que es necesario corregir", una tarea en la que, ha apuntado, "los oficios de las palabras podrán ser más útiles que nunca".
Muñoz Molina ha intervenido ante las 1.600 personas que llenan el Teatro Campoamor durante la ceremonia de entrega de los galardones en la que el presidente de la Fundación Príncipe de Asturias, Matías Rodríguez Inciarte, ha subrayado que los premios quieren reconocer el compromiso por la cultura y el trabajo bien hecho, la pasión por el mundo de las ideas "y por todo aquello que nos hace mejores".

Sassen alerta de las "amenazas a nivel mundial" que sufre el mundo del conocimiento

La socióloga holandesa Saskia Sassen, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2013, ha alertado en Oviedo contra las amenazas que a nivel mundial sufre el mundo del conocimiento en países tan diversos como Afganistán o Estados Unidos.
En el discurso que ha pronunciado durante la ceremonia de entrega de los galardones en el Teatro Campoamor, la impulsora del concepto de ciudad global, ha advertido de que dichas amenazas no responden sólo a "ataques amplios y visibles", sino "también a través de despliegues liliputienses, miles de pequeños cortes".
"Donde en períodos anteriores puede haber sido una simple recompensa, hoy día tal premio se convierte en un apoyo activo al saber, un componente de un campo más amplio de la lucha por la autonomía académica", ha señalado en un castellano con acento argentino adquirido en su infancia en Buenos Aires.
Según Sassen, la pasión por el descubrimiento, la reflexión o la interpretación "es tan antigua como la humanidad", al margen de los diversos nombres que se le ha dado a través del tiempo, y se trata de un trabajo "que puede durar años, años obsesionados sobre un tema particular o sobre un rompecabezas".
La tercera mujer en obtener el Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales fue galardonada por tratarse de una de las sociólogas de mayor prestigio internacional en áreas como la dimensión social, económica y política de la globalización y ha anunciado que donará los 50.000 euros de dotación económica a organizaciones que trabajen por el "bienestar de los empobrecidos".

Desmontando a Montoro.




Mucha aristocracia, pero poca nobleza



La Infanta Cristina escribió y firmó de su puño y letra el contrato fraudulento con el que, junto a su marido, hizo creer a Hacienda que tenían alquilado su palacete de Pedralbes a su sociedad instrumental Aizoon como sede de sus oficinas.


Aizoon ocultó en su contabilidad que 

la infanta tiraba de la visa oro

En 2009 y 2010, los libros de facturas de la sociedad dejaron de atribuir 

pagos a las tarjetas de la infanta y Urdangarin y los asignaron al concepto 

"acreedores varios"

Aizoon pagaba el vino Baigorri que la infanta

 bebía en Pedralbes

La Policía envía al juez Castro una nueva remesa de facturas de la 

sociedad que compartían Urdangarin y su mujer, por importe total de 

222.875 euros, empleadas en obras y muebles del palacete de Pedralbes

Aizoon traspasó 150.000 euros a una cuenta 

de la infanta y Urdangarin

El instructor preguntará a las partes si creen que hay base para 

encausarla por delito fiscal y/o blanqueo, tras la información facilitada 

por Hacienda, la Policía y los bancos. Gastó 3.300 euros con la visa oro 

de Aizoon en 8 años

Preferntes vs Borbones

'El Gran Hermano' por El Gran Wyoming


El señor Snowden ha sacado a la luz una serie de archivos clasificados que parecen demostrar que altos mandatarios han sido espiados por obra y gracia de el Gobierno de los EEUU. Ah, resulta que también decenas de miles de ciudadanos que nada tienen que ver con la actividad política profesional pero eso, al parecer, importa menos. Está claro que en el mundo en que vivimos el malo es Snowden y como consecuencia es el único que está siendo perseguido por este asunto. Nadie más va a pagar precio alguno. Se ha convertido en alguien tan detestable que se ha llegado a prohibir sobrevolar el espacio aéreo de varios países europeos tan democráticos como Francia, Italia, Portugal o España al avión presidencial de Evo Morales por si llevaba a tamaño delincuente internacional de polizón.

Hasta ese extremo llegan los representantes de estos países donde cada vez es más frecuente la impunidad en el incumplimiento de la ley, y más evidente el desprecio xenófobo hacia los países considerados de serie B. ¿Alguien puede imaginar semejante trato al presidente de una nación de nuestra órbita? Una vez más, todos reconocieron los hechos menos el Gobierno español que, por boca de su ministro de Exteriores, negó la mayor y respondió que no se le impidió aterrizar, sino que se le solicitó que confirmara su deseo de repostar combustible. Vamos, que se finiquitara en diferido, con lo que se fue a otra parte con un cabreo considerable. Estos señores del Gobierno ya no dicen la verdad ni cuando les preguntas la hora. Por su parte el señor Morales dio por zanjada la cuestión tras un encuentro con el rey y Rajoy con estas palabras: “No guardo rencor ni resentimiento. Los pueblos indígenas no somos vengativos”, reafirmando, con esa forma de pedir perdón, el desprecio al que fue sometido.

Que yo sepa este señor Snowden no nos ha hecho nada, al contrario, nos ha prevenido de las actividades delictivas que EEUU lleva adelante contra nosotros y nuestra clase dirigente, con lo que ha alcanzado un grado de toxicidad que puede afectar, como hemos visto, desde miles de kilómetros de altura, y que es una muestra más del grado de sumisión al amo que practican los países soberanos europeos. Estos, sin lugar a dudas, deberían estarle agradecidos por cumplir con el deber de todo ciudadano de denunciar el crimen, tratando de evitar las actividades ilegales de los servicios secretos de sus países. Por este motivo Smowden ha sido galardonado con el Sam Adams Award, que otorga una asociación estadounidense de exmiembros de esos servicios, “a un agente del servicio de inteligencia que ha defendido la integridad y la ética de estas actividades”.

Hay que tener en cuenta el riesgo que ha asumido el señor Snowden al renunciar a su anonimato alegando que se siente orgulloso de su denuncia: “No tengo intención de esconder quién soy porque sé que no he hecho nada malo. No quiero vivir en un mundo donde se registra todo lo que hago y digo. Es algo que no estoy dispuesto a apoyar o admitir. Soy un convencido de que deben ser los ciudadanos los que decidan sobre el poder que le otorgan al Estado y no un burócrata de turno”. Como se ve, es un ciudadano ejemplar amante de la justicia y del orden y, a pesar de ello, se ha convertido en el enemigo público número uno. 

Esta contradicción entre la defensa que hacen los ciudadanos de su propia libertad y las acciones de los gobernantes en el sentido contrario son una causa más de ese desapego hacia unos políticos que, en efecto, no les representan. Escucho al señor Javier Solana como víctima, en sus tiempos, de estas prácticas, quitarle hierro al asunto. Viene a decir que son cosas que se hacen desde siempre, que no pasa nada. Si a ellos no les importa que les espíen, podían preguntarnos a los demás qué nos parece. Alguno ha puesto el grito en el cielo, como Ángela Merkel, pero no se la ha visto dar la cara por sus votantes. 

Por nuestra parte, Rajoy, a través del secretario de Estado para la UE, Iñigo Méndez de Vigo, ya ha quedado con el embajador de Estados Unidos, el señor Costos, para tomar un cafelito, darle una palmadita en la espalda y recordarle que puede estar tranquilo y seguir con sus cosillas que aquí no va a tener, como siempre, el menor problemaGoogle, Facebook, Apple y demás empresas son colaboradoras entregadas a la causa del espionaje de los ciudadanos. El nombre de redes sociales cada vez cobra más sentido, pero no por el entramado que suponen, sino porque estamos atrapados en ellas. Habrá que empezar a buscar agujeros por los que escapar.

Mientras, El Gran Hermano se congratula de este nuevo paso adelante.Observa desde la atalaya lo sencilla que ha resultado la abolición de la privacidad. Ahora sabemos, de manera oficial, que nos controlan. Asumida esta gracia, a partir de ahora, totalitario no será el gobierno que lleve a cabo tales prácticas, sino aquel que se queje, por no comprender en su radicalismo la necesidad de esta nueva forma de lucha contra el terrorismo.

La crisis se acabó, y no nos hemos enterado


Gobierno, banqueros y grandes medios de comunicación acaban de decretar que vivimos un momento fantástico.
Estamos asistiendo a una estrategia publicitaria coordinada para convencernos de que ya no estamos en crisis. Lo que confirma que, si seguimos escuchando a gobernantes, leyendo periódicos mayoritarios y viendo televisión, nos convencerán de que ya no tenemos problemas económicos, mientras escarbamos en los contenedores de la basura buscando qué comer.
Primero fue el banquero Emilio Botín quien dijo que "es un momento fantástico para España. Llega dinero de todas partes" ( Cinco Días, 17-10-2013). Dos días después, el ministro de Economía, Cristóbal Montoro, afirma que 2014 (o sea, en poco más de dos meses) será el año "del crecimiento y la creación de empleo" y que "estamos en las puertas mismas del crecimiento y de la creación de empleo" (Efe, 19-10-2013). El presidente Mariano Rajoy no podía ser menos, y el mismo día afirmaba desde Panamá, en la Cumbre Iberoamericana, que España "está saliendo ya de la crisis con una economía saneada y reforzada" (ElDiario.es, 19-10-2013). La coordinación con El País es total, pues este diario titula: "Los mercados atisban la recuperación", y afirma a continuación que "la economía española despide la recesión más prolongada de su historia reciente" ( El País, 19-10-2013). Al día siguiente, ABC se apunta al toque triunfal y sale a toda plana en portada con "Brotes verdes. Esta vez, Sí" ( ABC, 20-10-2013).
Por si todo esto a las familias no les sonara ya a música celestial, puesto que no le ven relación alguna con su economía, aparece la agencia estatal Efe y afirma que “la riqueza de la familias sube un 19% y recupera el nivel previo a la crisis" (Efe, 21-10-2013).
Y si alguien no está de acuerdo, lo que hace es impedir la recuperación. Ahí está de nuevo el ministro de Economía diciendo el día 22 que "quienes cuestionan la recuperación están poniendo en realidad palos en la rueda de la propia recuperación" (ElConfidencial, 22-10-2013).
La verdad es que para algunos sí es verdad que no existe crisis. El precio de las acciones de las 35 empresas más poderosas de la Bolsa española ha subido un 30% en los últimos cuatro meses ( Público, 15-10-2013). Y si hablamos de bancoslos siete grandes españoles que cotizan en Bolsa (Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Popular, Sabadell y Bankinter) superaban un 34% su cotización de principios de año ( Público, 23-10-2013).
En conclusión, Gobierno, banqueros y grandes medios de comunicación acaban de decretar que vivimos un momento fantástico porque a los bancos y a las grandes empresas les va muy bien, el resto ya no tenemos problemas económicos y no tiene sentido quejarnos porque en nuestras casas somos igual de ricos que antes de la crisis, cuando vivíamos por encima de nuestras posibilidades.
Eso sí, si uno atiende a la realidad fuera de estas voces y mira a los ciudadanos, encuentra datos sospechosos. La quinta parte de los niños españoles se encuentra en la pobreza, según un informe de abril elaborado por Unicef. Igualmente, la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) ha denunciado que en el portal de compraventa milanuncios.com aparecían desde hace meses anuncios de españoles que, por necesidades de dinero, estaban poniendo en venta un riñón o un trozo de su hígado ( El Mundo, 19-10-2013). Y si de ofertas de trabajo se trata, la que vimos fue de reponedor en una tienda de alimentación durante media hora los lunes, miércoles y viernes, por un salario de 4,87 euros brutos la hora. Es decir, el trabajador va a la empresa, trabaja media hora, regresa a casa, y a disfrutar de los 2,43 euros brutos que ha ganado.
Y es que hay gente que parece que no escucha lo que le dice el Gobierno ni lee la prensa, y se empeña en seguir estando en crisis.

La educación clasista en España

Vicenç Navarro
Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

En España hay clases sociales. Y es imposible entender qué ocurre en España sin entender el enorme dominio que la burguesía, pequeña burguesía y clases medias profesionales de renta alta han tenido y continúan teniendo sobre los aparatos del Estado, influencia que está alcanzando su máxima expresión durante el gobierno Rajoy, el gobierno que España ha tenido durante el periodo democrático que ha sido más sensible a los intereses de estas clases sociales.
Esta enorme influencia explica muchas realidades, tales como la pobreza del Estado del Bienestar (España tiene uno de los gastos públicos sociales por habitante más bajos de la UE-15, el grupo de países, dentro de la Unión Europea, de semejante desarrollo económico), su escasa capacidad redistributiva (de nuevo, el Estado español es de los menos redistributivos en la UE-15), su escasa progresividad fiscal (mientras que los trabajadores de la manufactura pagan impuestos -en porcentaje sobre su sueldo-, en cantidades semejantes a sus homólogos en la UE-15, el 1% de la población que deriva sus ingresos de la propiedad de capital paga sólo un 10% de lo que pagan sus homólogos en el promedio de los países de la UE-15). Todo ello explica la gran pobreza de los servicios públicos del Estado del Bienestar, tales como la educación
El Estado español gastó en educación en 2010 solo un 4,2% de su PIB, mucho más bajo que el promedio de la UE-15 (5,2 %), y mucho, mucho más bajo que Suecia (7%), uno de los países de la UE donde la clase trabajadora y las clases medias de renta media y baja tienen mayor influencia sobre el Estado. El gasto educativo por alumno (en todas las categorías de estudios) en España es de los más bajos de la UE-15.
Las consecuencias de esta pobreza del gasto educativo son muchas. Y la más llamativa es la polarización, por clase social, del sistema educativo. 
Desde las escuelas de infancia (mal llamadas guarderías) hasta la enseñanza primaria y secundaria, las clases pudientes llevan a sus hijos a las escuelas privadas (cuyo gasto por alumno es más elevado que las públicas, con un subsidio público muy importante, llamado concierto), y las clases populares (las clases medias de renta media y baja y la clase trabajadora) envían a sus hijos a la escuela pública. Muchas de las privadas están gestionadas por la Iglesia católica, que institucionalmente ha sido siempre cercana a los intereses de las clases más pudientes.
Durante la mayoría del periodo democrático, el número de horas lectivas en la enseñanza era mayor en las escuelas europeas que las escuelas públicas españolas. Así, en las escuelas secundarias, las horas lectivas eran de 559 horas al año en las públicas españolas, comparado con 678 horas en el promedio de las escuelas de la UE-15. Sumando el déficit anual, el estudiante español iba a la escuela secundaria un año menos que el estudiante europeo. No por casualidad, el conocimiento en comprensión de lectura, de matemáticas y de lenguas de un graduado español de la escuela secundaria era semejante al de un estudiante europeo de un año menos (Datos de PISA, 2003). Tal diferencial de conocimientos no ha disminuido. En realidad, ha aumentado (PISA, 2012). Y lo que es también interesante subrayar es que los estudiantes de la privada tampoco están mejor que el promedio de los estudiantes de la escuela pública europea (de la UE-15). En realidad, están peor.
La evidencia empírica es clara y contundente para todo aquel que lo quiera ver. Los sistemas educativos polarizados por clase social, con una dicotomía pública-privada, son peores en su calidad educativa que los sistemas públicos mayoritarios. 
En España, el 34% de los estudiantes van a la privada, y el 66% a la pública. En comparación, en Suecia y Finlandia (esta última es considerada la mejor de Europa) la distribución de porcentajes es 7% versus 93% respectivamente. 
Esta es una de las mayores causas de la baja calidad educativa en España, resultado del enorme poder de las clases más pudientes (burguesía, pequeña burguesía y clase media profesional de renta alta) sobre el Estado a través de sus instrumentos políticos (los partidos conservadores y liberales) y mediáticos (la gran mayoría de medios de información, tanto públicos como privados), que en su egoísmo —defensa a ultranza de sus intereses inmediatos— están dañando al país, y también, paradójicamente, a la educación de sus hijos, aun cuando consiguen lo que más quieren, es decir, mantener la distancia social (creando ciudadanos de primera —sus hijos— y de segunda —todos los demás—) reproduciendo las desigualdades dentro de la ciudadanía, manteniendo sus privilegios.
Representa, por cierto, una gran incoherencia que esas fuerzas conservadoras y liberales, y sus partidos políticos, como el PP, que se presentan como las “fuerzas patrióticas”, que constantemente hablan de patria o nación enarbolando la bandera, apliquen a la vez políticas públicas, en educación, que descohesiona tal patria. 
En realidad, la defensa de sus intereses a través de las políticas públicas del gobierno Rajoy daña a la mayoría de la ciudadanía, mostrando que pese a su discurso y narrativa, son profundamente anti-patriotas, pues el elemento clave de la patria –el término que utilizan ellos-, es su población. Y la mayoría queda dañada por esas políticas. De ahí que debiera ser una tarea a realizar por las fuerzas progresistas desenmascarar la utilización tan abusiva y oportunista de los “superpatriotas” de las banderas, pues en realidad están defendiendo sus intereses de clase. 
Su visión de España es una visión clasista que daña a la España real. Cada uno de los elementos de la reforma Wert favorece a su visión clasista, en contra de la España real, la España social y la España plurinacional. Es una reforma reaccionaria que dañará a las clases populares —la mayoría de la ciudadanía en España—.

¿Salirse del euro?

Vicenç Navarro
Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

La aplicación de las políticas neoliberales promovidas por la Troika (el Fondo Monetario Internacional, FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, BCE) e impuestas por la mayoría de gobiernos en la Eurozona han empeorado sustancialmente las economías de estos países. 
Sus políticas de austeridad de gasto público (forzándoles a reducir el déficit y deuda públicos, a fin de dar confianza a los mercados financieros) y su énfasis en la devaluación doméstica vía reducción de los salarios (en teoría para hacer la economía más competitiva, facilitando así el crecimiento de las exportaciones,  crecimiento que se considera como el punto fuerte para salir de la crisis económica) han demostrado ser un fracaso. 
La Eurozona está ya desde 2007, más de cinco años, en la mayor recesión conocida en tales países, con el mayor desempleo conocido en esta zona monetaria, que alcanza niveles sin precedentes en los países de su periferia.
Es importante aclarar que ello era predecible. Tales políticas, promovidas por el FMI durante muchos años, han creado los mismos resultados negativos en cualquier lugar en el que se hayan aplicado. No es la primera vez que se aplican, y siempre (repito, siempre) han llevado a los mismos resultados negativos en los países a los que se impusieron dichas medidas. 
Uno de los casos más recientes fue el caso de América Latina, gobernada en la década de los años noventa por gobiernos conservadores y liberales que siguieron a pies juntillas las recetas del FMI. El coste social y humano fue enorme creando, como respuesta, una rebelión generalizada en contra de tales políticas, con elección en gran número de países comprometidos en interrumpir tales políticas.
El caso argentino
Uno de los primeros países en romper con este neoliberalismo fue Argentina, país que había sido hasta el 2001 el alumno ejemplar del FMI. Este país había ido acumulando deuda desde 1976, cuando se estableció un régimen militar que hizo lo que los gobiernos militares suelen hacer: aumentar enormemente el gasto militar pagándolo con deuda pública. 
Esta subió de 8.000 millones de dólares en 1976 a 45.000 millones siete años más tarde, cuando la dictadura terminó. Para reducir esa deuda, el gobierno de Carlos Menem siguió la receta del FMI y de Washington, aplicando medidas de claro corte neoliberal (como siempre ocurre cuando se considera que el mayor problema de un país es su llamada indisciplina fiscal, es decir, elevado déficit y gran deuda pública). Y uno de ellas era fijar el valor del peso argentino al del dólar estadounidense. El peso no podía devaluarse. Tenía que fijar su valor al del dólar.
Como ocurre en la Eurozona, dichas políticas redujeron la inflación, que es lo que la banca –cuyo mayor enemigo es la inflación- deseaba. Pero ello se consiguió a costa de unos problemas enormes, como ocurre en la Eurozona, con un gran crecimiento del desempleo, de la pobreza y de las desigualdades. 
La enorme reducción de la demanda creó una parálisis económica que empeoró todavía más el déficit y la deuda pública. Repito que esto que está pasando en la Eurozona estuvo pasando en América Latina. Era, pues, extraordinariamente predecible.
De ahí que el gobierno argentino decidiera romper con el FMI, con sus recomendaciones, y variara casi 180º las políticas que había estado imponiendo a la población. 
Rompió la paridad del peso con el dólar, permitiéndole así devaluar el peso argentino, haciendo los productos más baratos y más competitivos. 
En lugar de devaluar los salarios, devaluó la moneda. 
Otra medida que el gobierno argentino adoptó fue un aumento del gasto público financiado a través de políticas fiscales progresivas que tuvieron un impacto redistributivo muy acentuado, permitiendo una reavivación de la demanda doméstica, que fue el motor del estímulo económico. 
Todos los datos muestran que fue este aumento de la demanda doméstica lo que fue responsable del enorme crecimiento económico que se inició a pocos meses (sí, a pocos  meses) de que se tomaran tales medidas en 2001-2002.
El PIB aumentó un 90% en diez años, siendo uno de los países que ha crecido más en América Latina (con un crecimiento anual del 8% y 9% hasta 2009), alcanzando el PIB que había tenido antes de iniciarse la crisis en tres años después de iniciarse tales políticas. 
Como resultado de ello, la pobreza pasó de afectar a alrededor del 50% de la población en 2002 a alrededor del 20% en 2010, y las desigualdades de renta (que en 2001 eran 32 veces mayores entre el 5% superior de la población con mayor renta y el 5% inferior) bajaron a 17 veces, y el desempleo bajó, reduciéndose a más de la mitad (bajando al 8% en 2010).
Un factor que contribuyó a estos desarrollos positivos fue el renegociar la deuda externa, de manera que dicha deuda se devaluó, pasando a valorarse de 62.500 millones de dólares a 35.300 (una reducción del 42% que tuvieron que absorber los acreedores). Ello permitió reducir considerablemente el pago público por los intereses de la deuda, lo cual permitió que el déficit público se eliminara, pasando de un déficit del 5,6% del PIB en 2001 a un superávit del 1,9% en 2005. (Y la deuda pública pasó del 113% del PIB en diciembre de 2001 a un 72% en el mismo periodo). Se mire como se mire, el cambio de rumbo fue positivo para el país.
La respuesta de los medios europeos de información a esta realidad: su sesgo neoliberal.
La cobertura por la mayoría de los medios de información de la realidad de América Latina, incluyendo la existente en Argentina, ha sido extraordinariamente sesgada, dando una visión muy negativa de lo acaecido en aquel continente y en aquel país. 
Los mismos medios que han estado promoviendo las medidas neoliberales que la Troika está promoviendo en la Eurozona, han presentado el caso de Argentina (y el de otros países que han roto con el neoliberalismo) como un desastre. 
En un excelente artículo de Julien Mercille “European Media Distort The Lessons of Argentina’s Crisis and Recovery” (del cual he extraído la mayoría de datos de este artículo), el autor muestra en detalle el enorme sesgo de la prensa de mayor difusión en su intento de desacreditar la experiencia de Argentina y otros países que han roto con los preceptos de la Troika, intentando por todos los medios (con todo tipo de falsedades y manipulaciones) evitar que aquella experiencia se contagie a la Eurozona.
Es interesante notar que, últimamente, una vez mostrado que el desastre anunciado para Argentina por parte de estos medios no ha ocurrido, y que, antes al contrario, Argentina ha recuperado su crecimiento y reducido su pobreza, su desempleo y sus desigualdades, estos mismos medios intentan ahora atribuir dicho éxito a causas ajenas a las políticas llevadas a cabo por el gobierno argentino, tales como asociar el crecimiento tan notable de la economía argentina al crecimiento del comercio internacional, que ha incrementado la demanda de los productos argentinos resultado del boom económico internacional. Este argumento ignora que el crecimiento económico argentino, sin embargo, estuvo motivado por la demanda doméstica, no por el incremento de las exportaciones que, en realidad, disminuyeron. Las exportaciones bajaron de un 25% del PIB en 2002 a un 18% en 2010.
Otro argumento utilizado para desmerecer el caso de Argentina es el que asume que la renegociación de la deuda argentina a costa de los acreedores ha creado una supuesta dificultad en conseguir crédito internacional, una amenaza constante que se considera como insalvable. Pero este argumento ignora que el capital invertido en Argentina procedía, en gran parte, del propio país, siendo el sector público el que impulsó tal inversión masiva, financiada con un aumento de los ingresos al Estado (consecuencia de su reforma fiscal) en lugar de con crédito internacional, realidad igualmente aplicable a España, donde el Estado podría ingresar algo más de 72.000 millones de euros corrigiendo el fraude fiscal (extendido, en particular, entre las grandes fortunas, las grandes empresas y la banca).
Una crítica más acertada y válida del caso de Argentina es que la inflación (un 31% en el periodo 2007-2008) es muy elevada, incluso para los niveles latinoamericanos. Ahora bien, tal y como señala Mark Weisbrot, esta elevada inflación no es rara en momentos de transición de un nivel de desarrollo bajo a otro más elevado, como también ocurrió en Corea del Sur. Aún así, este factor negativo no puede negar los otros positivos.
Dos últimas observaciones. Una es que es urgente que se abra un debate en España sobre el mérito o demérito de salirse del euro. En este aspecto, es criticable que apenas exista debate sobre este tema. Incluso en amplios sectores de izquierda apenas aparecen artículos que cuestionen la permanencia de España en el euro. De ahí que tal debate debería darse con especial énfasis entre las izquierdas, sin insultos, sarcasmos o sectarismos.
La otra observación es que aquellos desde la izquierda que se oponen a salirse del euro, no están indicando cómo el mayor problema económico (además de social) que España tiene, es decir, el desempleo, podrá resolverse en este país. Las propuestas más avanzadas en este sentido son las propuestas de la Confederación Europea de Sindicatos, que avanzan políticas públicas de clara orientación expansiva, con las cuales estoy totalmente de acuerdo. Pero para realizarlas y llevarlas a cabo, se requieren cambios sustanciales en el contexto político del establishment que gobierna tanto la Eurozona como el euro. 
La arquitectura institucional de la Eurozona es, por diseño, liberal, y es dificilísimo que ello cambie, condenando a España a un desempleo y precariedad por muchísimos años. 
Si se oponen a salir del euro, deberían explicar cómo piensan resolver el enorme desempleo y el gran descenso de los salarios en España.

Gore Vidal advierte sobre la «tiranía» de la futura Europa (Artículo escrito en 1998)

El escritor norteamericano Gore Vidal lanzó el miércoles en Lisboa un duro ataque contra la futura Europa que surgirá del nacimiento del euro. A juicio de Vidal, autoexiliado en Italia y considerado un símbolo de lo políticamente incorrecto, la moneda única «implicará un sistema de recaudación de impuestos común y una policía única, lo que significará finalmente una tiranía a largo plazo y un enorme desperdicio ahora». Vidal aseguró que atravesamos «una era de caos que favorece los instintos totalitarios del poder, sean de Estados Unidos o de Europa».La conferencia más esperada del seminario Europa y cultura, clausurado en la noche del miércoles en Lisboa, no defraudó las expectativas que había despertado. Presentado como una especie de «patricio romano procedente de una familia senatorial», el escritor de West Point, de 73 años, inició su discurso a la americana y recordó su intervención la noche anterior en el Lincoln Center, de Nueva YorK: «Allí estaba Barbara Bush, que me miraba, atónita, como si fuese el mismísimo anticristo». La anécdota le sirvió para realizar, una vez más, sus feroces y brillantes críticas al «imperio norteamericano» y al futuro centro de poder europeo.
El escritor alertó sobre los riesgos de los poderes centralizados en Washington y próximamente en Bruselas o Estrasburgo, lo que puede dirigirnos hacia una nueva tiranía. Aseguró que «la democracia no es la garantía contra el mal uso del poder», y añadió: «nunca viví en una democracia». «Sólo en algunos pequeños países de Europa, como Holanda, Dinamarca o Suiza, existen sistemas que se aproximan a la democracia, donde se consigue una consulta directa y rápida de los ciudadanos a través de referendos».
El escritor norteamericano afirmó que atravesamos una etapa de caos, en la que «sólo las nuevas tecnologías permiten imponer un cierto orden frente a los instintos totalitarios de quien quiere el poder sólo por el poder, tanto en Estados Unidos como en Europa». En su opinión, las Administraciones norteamericanas en los últimos 40 años «no han hecho nada por las personas, el dinero recaudado sólo ha servido para la guerra».
A su juicio, «deberíamos aceptar el hecho de que las personas puedan vivir separadas, en vez de soñar con un nuevo orden mundial pacífico con sede en Washington, Bruselas o Estrasburgo». «Hay más seguridad para los ciudadanos en una multiplicidad de Estados que en un Estado centralizado», concluyó el autor de Palimpsesto.

viernes, 25 de octubre de 2013

Actualidad en clave de humor

La avalancha de dinero sobre España obliga a cerrar siete puertos de montaña


En Navacerrada hay dos metros de billetes de 500 €

La Guardia Civil y la División de Esquiadores del ejército han rescatado ya a más de trescientas personas atrapadas entre la formidable avalancha de dinero que está llegando desde todas partes y que está haciendo prácticamente imposible la circulación en la mayor parte del país. 

Las eléctricas exigen al Gobierno que cese el viento


“Despeina a los accionistas”, aseguran Aznar y González

Las principales compañías eléctricas están presionando al Gobierno para que el popular fenómeno atmosférico llamado viento deje de tener lugar en toda la península ibérica


Soplar en beneficio propio conllevará un canon similar al fotovoltaico


Casi un millón de alumnos no podrán almorzar hasta el siete de diciembre


Rajoy asegura que los españoles viven en otro planeta


“Solo les preocupa la corrupción y el paro”, se lamenta el presidente


Rajoy cree que se creará empleo en cuanto emigren tres millones de españoles más


Fátima Báñez, entusiasmada, acaba de confirmar la noticia

si el ritmo de la emigración española se mantiene al fabuloso ritmo actual y el índice de fallecimientos no varía su curva, el país podría perder más de cuatro millones de ciudadanos en menos de un año, y por lo tanto la demanda de puestos de trabajo se disparará espectacularmente

El nuevo impuesto por no tener trabajo indigna a los parados


Estar desocupado costará 14.750 euros anuales

“Voy a acabar con el fraude de todos esos millones de desempleados que me están engañando”, ha declarado la ministra de Trabajo.

Fantastic Spain

El dinero vuelve a España. Estaría loco si no lo hiciera. Y el dinero ni está loco, ni es tonto. Después de mucho esfuerzo y sacrificios masivos, nos hemos convertido al fin en el gran chollo de la economía mundial. Somos un todo a cien abierto veinticuatro horas.

La Bolsa recupera los diez mil puntos y los mercados ya descuentan exuberantes el inicio de la recuperación económica. La cosa va tan en serio que el Increíble Montoro ha dado un ultimátum a la crisis, concediéndole hasta el 2014 como plazo para acabarse. Mariano Rajoy ya avisa: salimos de la recesión como el primo de Zumosol, reforzados y saneados.
Estamos tan bien que vamos a recortar otros 19.000 millones durante los próximos dos años solo para que los mercados vean que podemos. También nos vamos a cepillar los servicios sociales municipales, porque seguramente no harán falta ahora que llega tanta bonanza. Las mismas comunidades autónomas que se declaraban quebradas hace unos meses para despedir médicos y maestros, anuncian ahora nuevas rebajas fiscales a un año de las elecciones.
Tres millones de pobres y doce millones bajo el umbral de la pobreza, uno de cada cuatro españoles en edad de trabajar en paro y la previsión de que durante 2014 desaparezcan un 25% más de empresas, un nuevo récord de morosidad bancaria y más caídas de la facturación industrial. Cómo va a recuperarse un país que crecerá por debajo del 1% mientras las rentas del trabajo caen por encima del 5% no es un misterio, será todo un milagro.
Aunque se lo parezca, no hay contradicción. "España vive un momento fantástico, llega el dinero de todas partes", ha dicho Emilio Botín. Ha provocado muchas risas y alguna indignación, pero lo cierto es que tiene más razón que un santo. El dinero vuelve a España. Estaría loco si no lo hiciera. Y el dinero ni está loco, ni es tonto. Después de mucho esfuerzo y sacrificios masivos, nos hemos convertido al fin en el gran chollo de la economía mundial. Somos un todo a cien abierto veinticuatro horas.
Tras la reforma laboral, ofrecemos una de las fuerzas de trabajo más baratas y mejor formadas del mundo. Despojado de derechos básicos para equilibrar mínimamente una negociación laboral, el trabajador español o trabaja, o revienta. Por el lado de los impuestos, además de saber que ahora paga menos del 10% de los beneficios, el dinero opera con la seguridad de que eso no cambiará pase lo que pase. Entre subir impuestos y reducir gasto, el actual gobierno español siempre elegirá podar en sanidad o educación.
El dinero ha aprendido durante esta crisis otra cosa muy importante sobre España. Invertir aquí es un negocio blindado. Si algo va mal, siempre aparecerá un gobierno dispuesto a socializar las pérdidas con dinero de los impuestos y deuda pública. Especular en España tiene premio seguro, como las promociones de los bancos. A usted le toca una aspiradora o un secador. A ellos bonos y letras con sabrosos intereses .
Trabajo a precio de saldo, impuestos de mentirijillas e inversión asegurada contra todo riesgo. Tal y como lo ve el dinero, España no es diferente, España es fantástica, como en aquella canción del anuncio.

Políticos y banqueros jalean una salida de la crisis inexistente a pie de calle


Como se preveía, las declaraciones de Emilio Botín, presidente del Banco Santander se han cumplido. El dinero llega de todas partes y acaba en sus bolsillos.

El beneficio de la banca hasta septiembre superará los 7.000 millones de euros.

El pago de la deuda pública, aumentada por los rescates bancarios, ha servido como justificación y excusa a los poderes públicos para la imposición de toda una serie de medidas de austeridad y de recortes.

Políticas exigidas desde la Troika bajo el chantaje del rescate y la intervención del Estado, al estilo de Grecia, en forma de privatizaciones de servicios públicos básicos, reducción del gasto en partidas de carácter social, el aumento de impuesto regresivos, como el IVA, y la moderación salarial, unida a la reducción de derechos laborales, como supuesta forma de recuperar la competitividad exterior.

Como resultado, nuestro ya imperfecto Estado de Bienestar Social está sufriendo un duro golpe, desde que, en mayo de 2010, dichas políticas empezaron a ser aplicadas en España. Los recortes en educación, sanidad, servicios sociales y dependencia alcanzan cifras en torno al 1,5% del PIB en 2010, si bien el grueso de los recortes ha tenido lugar en 2012. De esta forma, se hace evidente que si relacionamos los recortes sociales con las cuantiosísimas ayudas públicas utilizadas para rescatar a las entidades financieras, constatamos que la desproporción es manifiesta

La transformación de esta deuda privada en deuda pública la estamos pagando a costa del crecimiento de las desigualdades sociales y agravando otras deudas, preexistentes a la crisis financiera, que el sistema económico mantenía con otros colectivos y sectores, como las mujeres y el medio ambiente.

Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda
¡No debemos! ¡No pagamos!


La España oficial, la España de la calle




ESPAÑA VA BIEN... flecha verde
...PERO YO NO LO NOTO flecha roja
La bolsa. La Bolsa alcanzó los 10.000 puntos, algo que no lograba desde julio de 2011.El paro. El paro subió en septiembre en 25.000 personas hasta los 4,7 millones aunque Guindos pronostica mejoras en la próxima EPA.
La prima de riesgo. En los últimos días se ha situado por debajo de los 240 puntos, situándose en niveles de junio de 2011 y lejos de los 600 de las épocas más turbulentas.Seguridad Social. Hay poco más de 16 millones de afiliados y la cifra sigue cayendo, poniendo a prueba el sistema de prestaciones y pensiones públicas.
Balanza comercial. Superávit de 82 millones de enero a julio (en 2012 fue un déficit de 16). La diferencia entre importaciones y exportaciones se reduce a favor de las segundasRemesas de emigrantes.Cada vez más trabajadores emigrantes envían dinero desde el extranjero a España, algo que no pasaba desde el inicio de la crisis
Control del déficit. El Gobierno presume de ir cerrando el agujero del déficit y ajustarlo, sin las ayudas de la banca, a las exigencias de bruselas.Recortes, recortes y más recortes. El Gobierno no ha parado de rebajar o congelar los sueldos de los funcionarios, las pensiones o todo tipo de prestaciones, desde el desempleo a los servicios públicos como sanidad y educación.
Inflación. Los precios se contienen. El IPC armonizado subió en septiembre un 0,5%, por primera vez desde julio de 2012 menos que la eurozona.Consumo. El consumo minorista lleva 38 meses cayendo, algo que ocurre también en sectores clave de la economía.
Adiós a la recesión. Las previsiones del Gobierno y de la UE indican que técnicamente, España ha salido de la recesión.Morosidad. La morosidad en los créditos de la banca superó en agosto el 12% por primera vez desde que arranca la serie histórica del Banco de España, que recoge estos datos desde 1962.
Rescate que se acaba. A petición del Gobierno, la UE tiene previsto dar por terminado el rescate financiero a partir del 31 de diciembre.Bajada de salarios. España continúa imparable en la rebaja de sueldos. Cuando algún ministro lo duda, como Cristóbal Montoro, la patronal lo desmiente.
Riqueza financiera. Según datos de este lunes, la riqueza financiera de las familias ha aumentado en un 19%.Pobreza. En España hay 12,4 millones de personas en situación de pobreza.



*BBVA gana un 85% más que en 2012



Archivo del blog

MIS OTROS BLOGS

Blogs y Publicaciones que sigo