MAS ARTICULOS DE ACTUALIDAD Y VIDEOS RELACIONADOS CON LA COMUNIDAD DE MADRID EN De Madrid al Cielo

MAS INFORMACION DE ACTUALIDAD con VIDEOS en Cosas de rosamar Madrileña

"Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y respondió así: "La política sin principios. El placer sin compromiso. La riqueza sin trabajo. La sabiduría sin carácter. Los negocios sin moral. La ciencia sin humanidad"

Buscar en este blog

viernes, 19 de julio de 2013

La transparencia política más necesaria que nunca

Sigo leyendo en las portadas de los periódicos caso tras caso de corrupción en distintos ámbitos. Unos ponen más el acento en las últimas revelaciones del caso Bárcenas que ha publicado el diario El Mundo y otros en las 20 nuevas imputaciones en el caso de los ERE de Andalucía. Cada uno destaca lo que prefiere en función de sus intereses políticos.

Cuando uno contempla con detenimiento las tertulias, es muy gracioso como hay tertulianos que sólo ven la corrupción en un lado del arco parlamentario y no en otro. Lo razonable es fijarse en todas ellas porque nos afecta cualquiera de ellos a nuestro bolsillo.

El caso de los ERE de Andalucía está claro que permitió la desaparición de centenares de millones de euros de fondos públicos, como también parece haber ocurrido en varios asuntos de corrupción desvelados en Cataluña.

Algunos defensores de las posiciones ideológicas del PP señalan en defensa del caso Gurtel o de Bárcenas que nunca fueron fondos públicos sino privados los que se repartieron los implicados. Esto lo dicen como restando importancia al choriceo practicado en este caso, como en los citados en el párrafo anterior.

La cuestión es que en esos casos, también se vieron afectados nuestros bolsillos. En primer lugar, porque si alguno de los implicados tiene cuentas en Suiza o en algún paraíso fiscal, ha dejado de contribuir a las cuentas públicas que son las de todos. Y en segundo, porque recogían fondos privados a cambio de favores públicos. ¿Alguien se cree que en la concesión de obras o servicios, no se incorporaba el precio de las “mordidas” que se debían sufragar? Parece lógico que esto fue así.

En cualquier caso, todos estos casos han coincidido con el inicio de la ponencia sobre la futura ley de transparencia que se ha iniciado con polémica porque algunos grupos de la oposición se marcharon en protesta por la negativa del PP a que Mariano Rajoy comparezca en el Congreso de los Diputados para responder a su extesorero, Luis Bárcenas.

Más allá de la demagogia que se ha empleado en el PP para acusar a esos grupos de no querer transparencia y de la oposición para adoptar una postura testimonial en esa ponencia, lo cierto es que los ciudadanos nos jugamos mucho con esa ley. Y es que la transparencia es una de las medicinas más adecuadas para prevenir la actuación de los chorizos que se quieren forrar a costa de su trabajo político.

Conocer hasta el último detalle de los gastos de cada diputado, como sucede en otras democracias, no evitará que alguno se lo lleve calentito pero se lo pondrá un poco más difícil. Es como los que tienen una alarma en casa. Aún con ella te pueden robar pero les pones algún obstáculo más a los que lo intenten.

Mi preocupación es que los dos grandes partidos no quieren verdaderamente hacer un ejercicio de transparencia total de nuestras administraciones. Ya no me meto en otros asuntos tan polémicos, como la Casa Real o los sindicatos, por citar dos de ellos, me basta con referirme a sus señorías que deben dar ejemplo.

La demostración de mi escepticismo sobre la verdadera voluntad de PP y Psoe es que ninguno de ellos ha dado síntomas esta semana de transparencia. No hace falta una ley para que Rajoy comparezca ante el Parlamento para responder a los grupos de la oposición ante unas acusaciones que son francamente graves. Y tampoco hace falta para que Griñán acuda al Parlamento andaluz para responder de las nuevas imputaciones en el caso de los ERE.

Ambos se excusan en que ya han hablado de estos asuntos en varias ocasiones pero esa explicación es insuficiente. Un cargo público debe dar cuantas respuestas se le pidan. Una y mil veces si hace falta. Porque esas explicaciones las reclaman los ciudadanos que cada día están más indignados. Una indignación que tiene que ver con los casos de corrupción pero sobre todo, por cómo lo afrontan los partidos cuando les afecta a ellos.

Contra la corrupción, hay que investigar los casos, dejar a los jueces trabajar sin considerar que se trata de una especie de persecución contra los “nuestros” y abrir las ventanas de las instituciones de par en par. Si no lo hacen, tendrán mucho más difícil remontar los pésimos resultados que acumulan en las encuestas los dos grandes partidos y aumentará notablemente la abstención en próximas citas electorales.

Javier Peña
Periodista
portalparados.es/blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

MIS OTROS BLOGS

Blogs y Publicaciones que sigo