MAS ARTICULOS DE ACTUALIDAD Y VIDEOS RELACIONADOS CON LA COMUNIDAD DE MADRID EN De Madrid al Cielo

MAS INFORMACION DE ACTUALIDAD con VIDEOS en Cosas de rosamar Madrileña

"Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y respondió así: "La política sin principios. El placer sin compromiso. La riqueza sin trabajo. La sabiduría sin carácter. Los negocios sin moral. La ciencia sin humanidad"

Buscar en este blog

domingo, 12 de mayo de 2013

Así en la tierra. Enrique de Castro y la iglesia de los que no se callan

Un libro relata la vida de Enrique de Castro, el 'cura rojo', y su lucha dentro de la iglesia de base por ayudar a los más desfavorecidos

Enrique de Castro, símbolo de la iglesia de base de Madrid.
Enrique de Castro, símbolo de la iglesia de base de Madrid.


En 2007, la iglesia de San Carlos Borromeo, en el barrio de Entrevías (Madrid) se hizo famosa a escala internacional por el desencuentro que protagonizaron sus sacerdotes (Enrique de Castro, Javier Baeza y Pepe Díaz) con la jerarquía eclesiástica que representaba el Arzobispado de Madrid con Antonio María Rouco Varela a la cabeza. El arzobispado estuvo a punto de cerrar la iglesia porque no le gustaba ni el tono transgresor de las liturgias, ni que los tres sacerdotes no agacharan la cabeza ante la jerarquía ni que la comunión se diese con rosquillas en vez de que con obleas. San Carlos Borromeo siempre ha librado su particular batalla en contra de la Iglesia con mayúsculas y, por otro lado, a favor de los marginados.
Ediciones Lectio, editorial especializada en temas sociales, lanza ahora el libro Así en la tierra. Enrique de Castro y la iglesia de los que no se callan, escrito por el periodista Marçal Sarrats, con epílogo del propio Enrique y prólogo de Luis García Montero. Esta editorial ya publicó un libro bastante polémico en 2011 sobre el pare Manel, otro cura de base de Barcelona, y en el que éste declaraba que había “bendecido” uniones civiles homosexuales. Sus declaraciones a punto estuvieron de costarle la excomunión.
Enrique de Castro tampoco se queda corto en desagradar a la jerarquía eclesiástica. Para él, “la Iglesia Vaticana es antievangélica porque el Vaticano es el mundo de la no fe. La mayoría de obispos cree en su poder pero no tienen fe en el Evangelio, que es lo mismo que tener fe en el ser humano. Para tener fe hay que ser un ser humano desnudo y por eso he dicho más de una vez, refiriéndome a los obispos: Quedaros desnudos, en pelotas, fuera ropajes y salid a la calle. Porque son incompatibles el poder y el dinero, con Dios”.
Como el pare Manel, De Castro no está en contra del uso del preservativo, los matrimonios homosexuales o el derecho al aborto. “En la parroquia siempre hemos recomendado el uso del preservativo. ¿Cómo no vas a hacerlo si hemos estado siempre rodeados de enfermedad y muerte?”, señala el sacerdote. “Los gays son personas iguales que las demás. Y punto. ¿Qué más añadir? ¿Cómo va a ser el cristianismo incompatible con la homosexualidad? No existe ningún código de moral en el Evangelio y mucho menos de moral sexual”, dice acerca de la homosexualidad.
Temas polémicos aparte, si algo refleja el libro escrito por Sarrats es que San Carlos Borromeo no es solamente la figura de Enrique de Castro. En torno al desvencijado edificio de Entrevías se ha creado una microsociedad formada por vecinos, inmigrantes, desahuciados, pobres, y todo aquel “al que han expulsado del resto de sitios”, como explica Carmen Díaz, vecina de Vallecas. Carmen forma parte del grupo Madres Unidas contra la Droga, que reúne a muchas de las mujeres que en los años 70 y 80 perdieron a sus hijos por culpa de la droga. Carmen, de 61 años, llegó hace 30 a la parroquia, “sin casa, muerta de hambre”. Pero con el resto de mujeres descubrió que había mucho que hacer en Entrevías. “Cuando se formó el grupo de madres, muchas no tenían ideas políticas, no estaban acostumbradas a gritar porque estaban reprimidas por el franquismo”, recuerda esta mujer.
A partir de esos años, San Carlos Borromeo y su microsociedad han ido viviendo los grandes cambios que han sufrido los barrios periféricos de las grandes ciudades, como Vallecas, y los problemas derivados de la crisis. “Seguimos ayudando a toxicómanos, pero también a presos, a pobres, a desahuciados, a madres que han perdido la custodia de sus hijos, nos llega lo que no quiere nadie, hacemos lo que podemos”, concluye Carmen.
Lee aquí el adelanto editorial de 'Así en la tierra'

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

MIS OTROS BLOGS

Blogs y Publicaciones que sigo