MAS ARTICULOS DE ACTUALIDAD Y VIDEOS RELACIONADOS CON LA COMUNIDAD DE MADRID EN De Madrid al Cielo

MAS INFORMACION DE ACTUALIDAD con VIDEOS en Cosas de rosamar Madrileña

"Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y respondió así: "La política sin principios. El placer sin compromiso. La riqueza sin trabajo. La sabiduría sin carácter. Los negocios sin moral. La ciencia sin humanidad"

Buscar en este blog

miércoles, 27 de febrero de 2013

Una docena de rasgos de una buena amistad

amigos

Los amigos no se eligen. Los amigos te los vas encontrando por la vida, los pruebas, convives con ellos y luego los mantienes toda la vida o los superas y abandonas… se quedan en el camino.
Hay amistades que “valen” para un trecho del camino de la vida y que cuando se llega a otra etapa se dejan atrás y hay que encontrar otras que te acompañen/aguanten. Hay muy pocas amistades que sobrevivan a todas las etapas vitales. Una amistad de verdad requiere cuidado y mimo por parte de las dos partes, interés y compromiso y por supuesto sincronicidad de esfuerzos que es lo más complicado de conseguir.

1. Sin tensión sexual

Sobre esto hay mucha mística y mucho blablablabla y mucho jijijiji. Si tienes tensión sexual con un amigo/amiga jamás sobrevivirás a la resolución de la tensión sexual. Saldrás de esa resolución con una pareja, con un follamiago/a o siendo completos desconocidos pero jamás como amigos. Con un amigo no se folla ni se tiene interés ni deseos ni fantasías sexuales ni nada por el estilo.
Si tienes tensión sexual con un amigo/a no tienes un amigo y las vas a terminar pasando putas.

2. Siempre hay tiempo

Un amigo siempre tiene tiempo para ti y si no lo tiene sufre por no tenerlo y se le nota. Seamos sinceros decimos un montón de veces “no he tenido tiempo de llamar a mengano” y lo que realmente no has tenido es ganas… Para un amigo de verdad, siempre hay tiempo, a costa de lo que sea, del curro, de tu familia, de tu hobby, del sueño. Si un amigo de verdad te necesita se saca tiempo de debajo de las piedras y si es imposible completamente se sufre mogollón por no estar ahí, por no poder ayudar.

3. No hay envidia

Entre amigos de verdad nunca hay envidia. Hay orgullo de amigo, absurdo orgullo que te hace pensar “joder, como mola mi amigo, cómo me alegro de lo que ha conseguido”. Casi casi deseas que te salgan plumas para poder esponjarlas y pavonearte por tener un amigo tan estupendo”. Cuando le pasa algo bueno, aplaudes, saltas y estás feliz. Nunca jamás tienes envidia.

4. Recuerdos compartidos

Hay amigos de verdad que se tienen desde la infancia, y otros que se van adquiriendo según avanzas por la vida. Con unos compartirás más años de recuerdos y con otros menos, pero un amigo de verdad nunca te mira como si fueras de otro planeta cuando en la conversación hablas de algún momento del pasado. Puede que él no lo recuerde en ese momento o que no lo haya pensado nunca en todos esos años, pero cuando tú lo cuentes se reconocerá en ese recuerdo, en ese momento, lo reconocerá como algo que os pertenece.

5. Te saca de quicio

De un amigo conoces sus defectos y sus fallos y te sacan de quicio. Con un amigo no eres más indulgente que con otras personas, eres mucho más crítico porque te importa mucho más que las otras personas. Te gustaría poder ayudarle con sus fallos, con sus errores, evitar que se equivoque, que se comporte como un idiota, o que haga algo que sea una completa estupidez. Lo intentas pero sabes que no te hará caso o que es inevitable que se comporte como un cretino y te pones malo y no, no eres más indulgente, te cabreas muchísimo porque sabes que los demás que no le quieren como tú van a ver esos fallos y no los comprenderán como tú, no verán que además de esos fallos tu amigo tiene mil cosas buenas.

6. Empatía

A ti te puede molar Bruce, el macramé, la NBA, la II Guerra Mundial, correr, la escalada, o los videojuegos y no compartir con tu amigo ninguno de esas aficiones. Pero un amigo jamás las desprecia ni se rie de tus ilusiones absurdas, puede descojonarse en plan “estás como una puta cabra” o “no me digas que te vas a otra vez a hacer ganchillo a La Mancha”, pero jamás te despreciará por tus aficiones ni tus gustos musicales ni tu espantoso modo de decorar la casa.

7. Lo que no quieres oir

Un amigo te dice lo que no quieres oír, lo que no quieres que te digan. Y le escuchas y no puedes replicar, no puedes contestar porque sabes que tiene razón, en el fondo lo sabías antes de que te lo dijera pero necesitabas que justo él te lo dijera. Agachas las orejas y lo aceptas. Y te propones firmemente intentar que tu amigo nunca más tenga que decirte esas cosas, que nunca más le pongas en la situación de volver a decirte lo que no quieres oír y él no te quiere decir pero sabe que debe hacerlo.

8. Nunca ser brasas

Un amigo sabe cuando te tiene que dejar en paz, sabe cuando has decidido meterte en tu concha, cuando prefieres zambullirte en tu piscina de autocompasión y soledad y dedicarte a hacer largos compadeciéndote. Un amigo sabe cuando dejarte en paz porque estás tan cabreado que no quieres hablar con nadie, y cuando quieres llorar tu solo sin que nadie te ponga el hombro. Un amigo te observa desde la distancia que tú necesitas poner en ese momento y espera al momento en que sabe que le toca entrar en escena.

9. Te lo dije

Un amigo solo te dice “Te lo dije” después de haberte advertido n veces de que por ahí no ibas bien, de que estabas jugando con fuego, de que te estabas equivocando. Un amigo viene y te dice en mil ocasiones que por ahí no… pero solo te dirá “Te lo dije” cuando seas tú el que vaya y le digas: tenías razón.

10. Independencia

Los buenos amigos son independientes. No se parasitan, ni se controlan, ni tienen que tirar permanente de uno o de otro. Un buen amigo está cuando se le necesita, pero tiene su vida independiente de la tuya. Tiene su familia, otros amigos, su curro y todo un mundo que comparte contigo, que tu conoces y que enriquece la amistad entre ambos.

11. Risas

Con un buen amigo te ríes siempre. Un buen amigo consigue que te rías incluso cuando no quieres. Te ríes con él en tu peor momento de pena suprema, durante un cabreo gigante o incluso estando enfermo.

12. Se cuida, se mima

Cuando uno tiene un buen amigo, lo sabe. Ambos lo saben. No hay una buena amistad en una sola dirección, es cosa de dos y de dos conscientes. Cuando uno tiene un amigo de esos, lo cuida y lo mima porque sabe que si se jode lo lamentará enteramente.
Amigos buenos, de los buenos de verdad..no se tienen más de 5 ó 6 en la vida, porque no son fáciles de conseguir y sobre todo no son fáciles de mantener, exigen dedicación, interés, amor de amigo y bastante aguante.
Pensadlo. ¿Cuántos amigos de verdad tenéis?

domingo, 17 de febrero de 2013

¿Por qué mienten sobre Bárcenas?

Mariano Rajoy, esclavo de sus palabras: "Cuando este partido ha detectado alguna irregularidad, ha actuado, y lo ha hecho con un alto nivel de exigencia que nadie ha igualado". La frase es de hace apenas dos semanas y, a la vista de las últimas noticias, envejece igual de mal que sus falsas promesas electorales o las ruedas de prensa de Carlos Floriano. ¿Cómo cuadrar ese "alto nivel de exigencia" con el trato dispensado al imputado Luis Bárcenas? ¿Cómo explicar que el extesorero al que el PP dijo haber "apartado" mantuviese su salario, el coche, el chófer, la secretaria y el despacho? ¿Qué clase de transparencia es esta tomadura de pelo permanente, donde un día se oculta la información y al siguiente se miente a los ciudadanos?

Las explicaciones sobre ese supuesto despido que dice el PP que pactó con su extesorero son completamente inverosímiles. No parecen verdad porque son falsas. ¿Qué clase de despido es aquel en el que el despedido sigue cobrando mes a mes y su empresa cotiza por él en la Seguridad Social e incluso paga su IRPF? Respuesta corta: un despido imaginario que, si alguna vez se pactó, jamás cumplió con los más elementales requisitos legales; tiene la misma validez jurídica que las bodas que mi hijo (4 años) celebra con sus compañeras de clase en el recreo. Luis Bárcenas, según fuentes próximas al extesorero, no ha firmado finiquito alguno; ahora están negociando la indemnización sus abogados. Su "despido" no ha pasado por el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación, ni tampoco ha empezado a cobrar el paro.
A todos los efectos legales, Bárcenas ha seguido siendo uno de los empleados mejor pagados del partido durante estos tres años que han pasado desde que fue destituido como tesorero: 200.000 euros anuales. Cobró íntegra su nómina de diciembre y si no cobró la de enero no fue porque terminase el pago acordado, sino porque el 17 de enero apareció a la luz pública su cuenta corriente en Suiza que lo cambió todo. Al igual que ha sucedido con Jesús Sepúlveda, el PP no ha dejado de pagarle por "su alto nivel de exigencia", sino porque la prensa ha empezado a trasladar preguntas molestas y el vaso de la paciencia de los ciudadanos ha comenzado a colmarse.
El PP y su exigencia inigualable contra cualquier irregularidad también se ha negado a presentar la carta de despido, el finiquito firmado o el historial de vida laboral de Luis Bárcenas. Dudo que lo hagan. El "partido incompatible con la corrupción" se vería retratado en estos documentos como una organización cuya palabra no vale nada. Lo de menos ya es cuánto y cómo cobró Bárcenas. La clave es otra: ¿qué sabe el extesorero para que el PP mienta sobre su situación laboral y se desviva de esta forma por agradarlo?

Héroes y heroínas de nuestro tiempo


Nacieron al calor del 15-M y aparecen donde se les necesita


En la obra de Bertolt Brecht, cuando Galileo se pliega a la Inquisición y renuncia a defender que la tierra es redonda y gira alrededor del sol, uno de sus discípulos le reprocha: “Desgraciado el país que no tiene héroes”. Galileo, baja la cabeza y responde amargamente: “Desgraciado el país que necesita héroes”.
Los tiempos de crisis han sido propensos al surgimiento de superhéroes. Eran seres individuales, salvadores de la humanidad, generosos, masculinos y neutros sexualmente; el sueño de los niños y el consuelo de los mayores. Ahora, seguimos necesitando figuras que combatan la maldad y compensen nuestra cobardía o, si les parece muy fuerte, nuestra desorientación colectiva.
A los héroes y heroínas de nuestro tiempo, al igual que a Spiderman, un día les picó una araña radiactiva pero, en vez de conferirle las cualidades de volar o pegarse a las paredes, les inoculó la pasión por la verdad y por la justicia. Son útiles y generosos. Desconfían del protagonismo; son muy sensibles a la injusticia y alérgicos a la mentira.
En su mayor parte, nacieron al calor del 15-M y son caleidoscópicos, invisibles a veces, pero aparecen allá donde se les necesita, bajo un nombre u otro. Esta semana metieron un gol en la portería del Congreso de los Diputados; el gol que el 80% de la ciudadanía estábamos alentando desde las gradas. Son conscientes de que su batalla no está aún ganada. Saben tanto de política como el portavoz más antiguo del Parlamento y conocen a la perfección los cientos de artimañas que el poder usará para desactivarlos, desacreditarlos y postergar sus demandas. Normalmente no son los directamente afectados por los problemas, sino personas con conciencia que han decidido ponerse al servicio de los demás, una lección ética para los nuevos tiempos.
A muchos de ellos no los vemos en televisión pero forman parte de un ejército invisible que deja el café o los estudios para acudir allá donde haya un desalojo de vivienda, gritar contra el desahucio, acompañar al desposeído y denunciar la injusticia. En Málaga, en Sevilla, en Granada… hay miles de personas que forman parte de este movimiento.
En general son muy jóvenes o muy mayores, los dos extremos más generosos de nuestra sociedad, al menos con su tiempo y esfuerzo. Algunos de ellos acumulan multas de mil o dos mil euros —especialmente en Granada, donde el poder reprime con suma dureza— por resistirse a la autoridad; o son detenidos por no mostrar con celeridad su documentación o por desacato. Se ve que los subdelegados del Gobierno de estas provincias no están al tanto de que el PP “comparte con Ana Colau los objetivos” y optan por la criminalización y la represión.
Han puesto en la agenda el calendario de desahucios, han ridiculizado al poder político, le han dado luz al drama de los suicidios y le han devuelto a la sociedad una pizca de esperanza en el ser humano. Son las mejores manzanas de nuestro cesto, lleno de frutos podridos, y muestran que no todo ha sido un fracaso, que en medio de tanto consumismo, egolatría e insolidaridad, en algunos hogares se ha sabido transmitir amor por la verdad y repudio a la injusticia. Por eso, algunos padres se enorgullecen en privado de la rebeldía de sus hijos frente a los poderosos.
Poco a poco nuestros héroes y heroínas, estrechan los límites de impunidad del poder y del dinero. Un jubilado andaluz pone en jaque a las eléctricas, que consultan su web antes de poner en marcha sus tarifas; un grupo de ciudadanos publica una página donde podemos seguir cada uno de los indultos que el Gobierno concede; un colectivo alemán persigue el plagio de tesis doctorales; un grupo norteamericano elabora una aplicación por la que con la foto de un producto nos dice si su compañía ha pagado a Hacienda, si recibe subvenciones o afecta al medio ambiente. El quinto poder está en marcha pero no es el poder de la tecnología, sino el de las personas generosas y valientes que esta semana consiguieron colar el gol en el Congreso aunque fueron desalojados de la tribuna por la voz cascada y rota de los viejos tiempos.

El gran engaño


La losa que tiene Europa no viene por un exceso del sector público


La deuda pública europea comienza a ser gigantesca: 10,9 billones de euros en la Unión y 8,5 billones en la eurozona, al acabar el tercer trimestre del pasado año. Para hacerle frente se han impuesto planes de austeridad que provocan un gran sufrimiento social, la pérdida acelerada de derechos e incluso el ascenso de partidos neonazis.
En 2012 el paro aumentó en dos millones de personas en toda Europa, el desempleo de alta duración ha pasado de ser el 33% del total en 2009 al 42,5% el pasado año, el número de personas en riesgo de pobreza aumenta sin cesar, y también la mortalidad, los suicidios y otros indicadores del malestar causados por los recortes de gasto social.
Para colmo, se trata de un sufrimiento en vano porque la austeridad empeora la situación económica (la zona euro está de nuevo en recesión) e incluso resulta ineficaz para frenar el crecimiento de la deuda. Algo natural y previsible porque va en contra del sentido más elemental de las cosas y de lo que enseña la teoría económica básica: cuando falta demanda hay que aumentar el gasto, y lo que conviene hacer cuando se está endeudado es generar ingresos para pagar la deuda y no bloquear las fuentes que pueden proporcionarlos.
Para poder justificar una respuesta tan torpe, solo explicada por una impresionante ceguera ideológica y por lo bien que viene a los bancos privados seguir prestando a los Gobiernos, se hace comulgar con ruedas de molino a la ciudadanía europea.
Se nos repite hasta la saciedad que hay que recortar porque los Gobiernos son unos manirrotos que gastan demasiado en servicios públicos. Y a base de pregonar que hay demasiados funcionarios, que las comunidades autónomas despilfarran o que los investigadores, maestros y profesores trabajamos poco y que sobramos la mitad, la gente termina por creérselo, entre otras cosas, porque los medios de comunicación (incluidos los públicos) apenas dan cabida a las voces disidentes que podrían mostrar que la causa de los males de Europa es otra muy distinta.
Así es. Los hechos son claros. En 2011 (último año disponible en la estadística oficial europea), los 17 países de la eurozona pagaron un total de 286.238 millones de euros en intereses, el 3% de su PIB.
Si no hubieran tenido que hacer frente a esta factura tan abultada (que desde 1995 suma un total de 5,48 billones de euros), ningún país europeo habría tenido que hacer recortes significativos, ni habría vuelto a la recesión por su culpa. El Gobierno español, por ejemplo, ha previsto recortes por valor de 39.000 millones de euros en 2013, y al mismo tiempo ha presupuestado 38.589,55 millones para pagar intereses. Lo comido por lo servido.
Esto se podría haber evitado simplemente haciendo que el Banco Central Europeo actuase como un auténtico banco central, prestando directamente a los Gobiernos y no a los bancos privados para que estos hagan el negocio del milenio financiándolos.
De nuevo el caso español es bien claro. Si los saldos presupuestarios negativos del sector público desde 1989 se hubieran financiado al 1% por un banco central auténtico, nuestra deuda soberana sería ahora de algo menos del 15% del PIB y no de casi el 90% que vamos a superar este año. Por tanto, es completamente falso afirmar que tenemos mucha deuda pública porque tengamos demasiado gasto público corriente. Los cierto es todo lo contrario: estamos por debajo del gasto público y social que nuestros socios más avanzados realizan para ayudar a que sus empresas sean más competitivas que las nuestras y creen más empleo, y para disfrutar de más bienestar que nosotros. Lo que no quita, por supuesto, que haya que gastar mejor y sin la corrupción que han generado y de la que se benefician, precisamente, los mismos que han promovido el sistema institucional que genera la deuda por intereses.
Los países europeos tienen una losa tremenda sobre sus espaldas. Pero es un gran engaño decir que proviene de un exceso de sector público o de bienestar social y que, por tanto, es hay donde hay que recortar. Es la consecuencia del privilegio inaudito e injustificado de la banca privada, y es eso con lo que hay que acabar si queremos quitárnosla de encima.

La privatización de la sanidad

no-detalle-dominio

Vicenç Navarro
Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University
Ilustración de Maria Boehling para opensource.com

A aquellos políticos y economistas que desean privatizar la sanidad, utilizando el argumento de que la sanidad privada es mejor que la pública, les aconsejo que estudien el sistema sanitario estadounidense, cuya financiación es predominantemente privada, gestionándose a través de compañías de seguros privadas, tal como están sugiriendo que se haga los partidos conservadores y liberales en España y en la Unión Europea. Es un sistema que conozco bien, como resultado de haber vivido en aquel país durante muchos años, habiendo intentado cambiarlo cuando la Sra. Hillary Rodham Clinton me pidió que la ayudara, integrándome en su grupo de trabajo en la Casa Blanca, cuyo objetivo era precisamente cambiar aquel sistema para hacerlo más equitativo y más eficiente, pues es uno de los sistemas sanitarios más ineficientes y menos equitativos de los hoy existentes. Sólo basta citar algunos datos para verlo.
  1. Es un sistema enormemente caro, tanto para el país (es el país con el gasto sanitario como porcentaje del PIB más alto del mundo), como para el Estado (el gobierno federal se gasta per cápita la mayor cantidad de dinero en sanidad del mundo) y para el individuo y las familias. El gasto sanitario en 2012 era el 17,9% del PIB y 8.952 dólares per cápita. Y a pesar de este enorme gasto la cobertura sanitaria es muy insuficiente. El indicador más claro de ello es que el 39% de las personas con enfermedades terminales, es decir, que se están muriendo, declaran que están preocupadas por cómo ellas o sus familiares pagarán las facturas médicas y/o hospitalarias. (Ver Annals of Internal Medicine 2000; 132:451 – Study of 988 terminally ill patients). Estas personas se encuentran en una situación cruel e inhumana en la que, además de preocuparse por su propia muerte, tienen que preocuparse de cómo pagar a los profesionales y/o a las instituciones sanitarias o a las compañías de seguros.
  1. Pero además de una cobertura muy insuficiente, el número de ciudadanos y residentes sin ningún tipo de cobertura sanitaria es muy elevado. Llegó en el 2011 a ser el 15,7% de toda la población, es decir, 48,6 millones de personas. De ellos 7 millones son niños. El 31% de los ciudadanos de origen hispano, el 19,5% de origen afroamericano y el 11,5% de los blancos no tienen ninguna cobertura sanitaria. Incluso después de la aplicación de la ley conocida como “Obamacare”, el número de personas sin ninguna cobertura sanitaria y, por lo tanto, sin ningún derecho a acceder a servicios sanitarios (según la Congressional Budget Office)  será de 36 millones.
  1. El Tea Party y sus economistas afines en la ideología ultraliberal (de la cual hay una gran abundancia en España) indican que no es cierto que la gente se quede sin atención, pues pueden ir a los servicios de urgencia, lo cual no es del todo cierto, pues muchos hospitales se las apañan para no proveer tales servicios a los que no pueden pagar los servicios médicos, tal como ha señalado y demostrado el propio Congreso de EEUU en varios informes.
  1. El sistema de copago y deducciones está generalizado en el sistema de aseguramiento privado e incluso público. Medicare, el programa federal de atención sanitaria para los ancianos, solo cubre el 54% de sus gastos sanitarios.
  1. La mayoría de la población estadounidense, aún cuando está satisfecha con su médico o su hospital, no está satisfecha con el sistema de financiación y organización del sistema sanitario. EEUU es el país que tiene un mayor descontento con su sistema sanitario. Casi el 50% de la población considera que debería reconstruirse desde el principio.
  1. Según un estudio del sistema sanitario en EEUU, Alemania y Gran Bretaña, EEUU es el país que tenía un mayor número de muertes prevenibles (significándole una sobremortalidad de casi 100.000 personas), con el menor incremento de esperanza de vida.
  1. EEUU es el país donde un mayor número de personas dejan de ir al médico por causas económicas. El 52% de las mujeres ha indicado que no estaban seguras de poder pagar las facturas médicas en caso de que cayeran gravemente enfermas
Estos datos explican porqué el grupo de trabajo dirigido por la Sra. Clinton deseaba cambiar el sistema a fin de dirigirlo hacia uno de cobertura universal, con un mayor grado de intervención pública. En una visita del entonces Presidente Felipe González a la Sra. Clinton en la Casa Blanca (en el periodo álgido del trabajo de la Casa Blanca en la reforma sanitaria) y en cuya preparación presenté un informe al Presidente González, explicándole las líneas generales de las propuestas del grupo de trabajo, la Sra. Clinton subrayó que, aún cuando intentábamos (en el grupo de trabajo que ella presidió) hacer propuestas de cambio del sistema sanitario estadounidense que se atuviesen al sistema sanitario existente, el grupo de trabajo quería también aprender de los sistemas europeos, incluyendo el español, correspondiéndome a mí la labor de escribir un informe de la posible relevancia del sistema sanitario español para EEUU, lo cual hice enfatizando que el sistema sanitario español era mucho más eficiente y equitativo que el estadounidense, aún cuando el español tenía un grave problema, que era su enorme subfinanciación, problema que continúa hoy en día.
No es creíble el argumento aducido por los reformadores liberales y neoliberales que sostiene que el sistema sanitario privado es más económico y eficiente que el público. La evidencia científica, robusta y convincente, señala lo contrario. En realidad, el estudio más detallado que se haya hecho analizando la calidad de la atención hospitalaria comparando la mortalidad (estandarizada por diagnóstico y características del paciente) en los hospitales privados con afán de lucro con los sin afán de lucro (fueran éstos públicos o privados) la mortalidad era más alta en los primeros que en los segundos (P.J. DEVEREAUX, et al “Payment for care at private for profit and private not-for profit hospitals: a systematic review and metaanalisys” 08-06-04 Journal of the Canadian Medical Association).
La experiencia internacional muestra claramente que existe un conflicto claro entre la optimización de los beneficios (el objetivo principal de una empresa con afán de lucro) y la calidad de los servicios. Las empresas que cotizan en bolsa intentan ahorrar los recursos a fin de optimizar sus ingresos y ello puede repercutir en la calidad de los recursos. En ocasiones esta dinámica se presenta también en los servicios privados sin afán de lucro que compiten con las empresas con afán de lucro.

La situación en España
La subfinanciación de la sanidad pública española explica el elevado desarrollo de la sanidad privada habiéndose creado una polarización, por clase social, en el sistema sanitario. El 30% de renta superior de la población va a la sanidad privada mientras que el 70% va a la pública. Las reformas privatizadoras tienen como objetivo aumentar el porcentaje de la privada a costa de la pública, argumentándose que tal extensión de la privada beneficia a la pública permitiéndole tener más recursos por paciente, disminuyendo así la masificación de la sanidad pública.
Lo que tal argumento ignora es que tal polarización de la sanidad por clase social perjudica a todas las clases y sectores sociales pues, aún cuando la sanidad privada es, en general, mejor que la pública en aspectos importantes tales como el confort (por ejemplo una cama por habitación) la cortedad de las listas de espera y la atención personalizada al paciente, la pública es mucho mejor que la privada en España en la calidad del personal y la estructura técnico-científica. De ahí que cuando los enfermos tienen necesidades elevadas de alta tecnología se les desplace a la pública.
Lo que se necesita en España es una sanidad multiclasista universal y única que tenga los atributos de la privada y la calidad de la pública. Pero para conseguir tal objetivo se requiere un gasto público mucho mayor. La reducción del gasto público sanitario que está ocurriendo en España es un paso enormemente regresivo que deteriora toda la sanidad española. Así de claro.

Señor presidente, ¿quiénes son los que van a hacer negocio con la sanidad pública?


Las comunidades autónomas gobernadas por partidos de derecha 

están acometiendo una privatización sin precedentes de la Sanidad 

pública que sólo conseguirá que unos pocos se enriquezcan a 

costa de la salud de todos. 

Si quieres oponerte a esos planes, apoya esta carta abierta en 

defensa del derecho a una asistencia sanitaria pública, gratuita 

y universal


Señor presidente,
El acelerado desmantelamiento del Estado del bienestar que se está ejecutando mediante la política económica de austeridad a ultranza tiene su capítulo más despiadado en la privatización de los servicios de Sanidad pública, puesto que está afectando a los sectores más indefensos de la sociedad: los enfermos, especialmente los crónicos; los jubilados y personas de la tercera edad en general; los niños que viven por debajo del umbral de la pobreza; las madres solteras y/o adolescentes; las familias con todos sus miembros en paro; los inmigrantes...
Para todos ellos, los recortes del gasto de Sanidad, que están preparando la privatización de esa prestación social, les supone una degradación considerable de su ya dramática situaci ón en medio de esta gravísima crisis económica. Bajo la justificación de "garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario público", las autoridades autonómicas de Madrid, Catalunya, Valencia, Castilla-La Mancha y otras comunidades han aplicado drásticas restricciones del derecho de atención universal y gratuita a todos los ciudadanos, excluyendo a los inmigrantes irregulares, estableciendo copagos farmacéuticos (ahora recurridos ante el Tribunal Constitucional, sin que se hayan devuelto las cantidades ya abonadas por los pacientes), adjudicando importantes servicios (como los de análisis clínicos) a empresas que actúan en función de su beneficio económico, cerrando centros de urgencia y entregando la gestión de centros médicos a las corporaciones sanitarias privadas.
Todo ello se pretende justificar con la supuesta superioridad de la gestión privada sobre la pública en cuanto a competitividad, rentabilidad y eficiencia. Pero en ningún caso se ha demostrado que la sanidad privada resulte ser más barata que la pública; todo lo contrario, tanto en España como en otros países (EEUU, Reino Unido, etc.) se ha comprobado que el servicio sanitario privado sólo es rentable cuando se derivan los pacientes graves y crónicos hacia una asistencia médica pública que asume los grandes gastos consiguientes. Y cuando las empresas privadas fracasan y se arruinan, entonces son también rescatadas a costa del erario público.
Lo único que es incontestable es que la privatización de la Sanidad acaba generando grandes ganancias a las empresas que reciben las concesiones (el caso estadounidense es paradigmático de cómo esa imposición ideológica ultraliberal le sale carísima al Estado), al tiempo que deja desatendidas a las capas más desfavorecidas de la sociedad. Por tanto, el empeño de los políticos neoliberales en entregar la atención sanitaria a manos privadas sólo puede corresponder a la intención de que unos pocos se enriquezcan a costa de la salud de todos.
En consecuencia, los que apoyamos esta iniciativa reclamamos que, como máximo responsable del Gobierno de España, responda públicamente a la pregunta que se hacen todos los ciudadanos:
SEÑOR PRESIDENTE, QUEREMOS SABER:
¿QUIÉNES SON LOS QUE VAN A HACER NEGOCIO CON LA SANIDAD PÚBLICA? 







Multitudinarias manifestaciones por toda España claman por el derecho a una vivienda digna


La Plataforma de Afectados por las Hipotecas y Stop Desahucios 

encabezan las protestas y exigen que la ILP para la dación en pago 

retroactiva y el alquiler social de las viviendas vacías en poder de

 los bancos, salga adelante en el Congreso

Calle Alcalá, Cibeles y Paseo de Recoletos de Madrid abarrotados

Decenas de miles de personas se han manifestado este sábado en Madrid bajo el lema 'Por el derecho a la vivienda. Contra el genocidio financiero' para exigir al Gobierno, que paralice los desahucios y apruebe la dación en pago retroactiva y el alquiler social, medidas recogidas en la Iniciativa Legislativa Popular aceptada a trámite por el gobierno el pasado martes. 
La manifestación, ha comenzado con estricta puntualidad a las seis de la tarde en la madrileña Plaza de Colón. A medida que la cabecera avanzaba, se iban sumando más personas a la cola, llegando a ocupar la totalidad del Paseo de Recoletos cuando la cabecera -de la plataforma Stop Desahucios - empezaba su recorrido por la calle Alcalá en dirección a la Puerta del Sol
Vicente Pérez, uno de los portavoces de la PAH en Madrid que acompañaba la cabecera, declaraba a Público que la mayor victoria no es que se haya cedido a debatir la ILP sino que de hayan parado 574 desahucios desde la fundación de la Plataforma. El activista añadía que no van a parar de organizarse acciones hasta que se aprueben los objetivos de la ILP en el parlamento y calificaba de éxito total la convocatoria en Madrid. Los principales cánticos señalaban al gobierno como responsable de los suicidios que han provocado los desalojos: "No son suicidios, son asesinatos"; "Culpables"; "No os toleramos, ni un desahucio más"; "Sí se puede". 
La marea ciudadana en la capital, custodiada por una gran presencia policial, ha transcurrido sin importantes incidentes. Aunque los políticos socialistas, Juan Fernando López Aguilar, ministro de Justicia con Zapatero y Beatriz Talegón , secretaria general de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas fueron abucheados y zarandeados por numerosos manifestantes que les gritaban "Sin vergüenzas"; "No nos representan"; "Oportunistas" cuando atendían a los medios de comunicación. Los dirigentes se vieron obligados a abandonar la manifestación escoltados por agentes de la policía nacional. 
Aunque el recorrido inicialmente previsto no pasaba por la Gran Vía, miles de manifestantes decidieron esporádicamente tomar la céntrica avenida mientras otros tantos miles continuaban hacia la Puerta del Sol. A las ocho y media de la tarde en Sol se vivía una intensa protesta que recordaba a las de Mayo del 2011. La orquesta solfónica, agrupación musical surgida a partir del movimiento 15M, entonaba los principales himnos de protesta del movimiento en coral y al ritmo de instrumentos de viento (saxo, flauta travesera, trompeta) y cuerda frotada (violines). 
Las protestas han dicurrido en medio centenar de ciudades: Madrid, Barcelona, San Sebastián, Granada, Lanzarote, Logroño, Mallorca, Murcia, Valladolid, Zamora, Zargoza, Albacete, Alicante, Sevilla o Huelva, entre otras. Las marchas fueron promovidas principalmente por la PAH, a pesar de que también se hayan sumado sindicatos, organizaciones vecinales, la asociación de usuarios de Banca ADICAE y Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

Movilizaciones por toda España

En Barcelona se han manifestado 80.000 personas según los organizadores y 12.500 según la Guardia Urbana. La protesta ha transcurrido sin incidentes, aunque a la llegada a la sede del PP en Barcelona algunos manifestantes han lanzado huevos y varias botellas de agua contra la fachada del edificio. En esta marcha ha estado presente la portavoz de la PAH, Ada Colau , quien ha aprovechado el acto para decir al Gobierno que no permitirá que aproveche la tramitación de urgencia de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para rebajar las reivindicaciones que contiene. Entre los manifestantes también ha habido políticos como Joan Herrera (ICV), Ferran Pedret (PSC) o Marta Rovira (ERC).
En el País Vasco, miles de personas se han manifestado en San Sebastián, Vitoria y Bilbao tras pancartas en las que se leía el lema unánime de las marchas: "Contra el genocidio financiero" mientras que en Pamplona, 5.000 personas, según la Policía, recorrieron la ciudad con paradas en bancos y partidos, para arreciar ante ellos su protesta.
También en Sevilla , seis mil personas han reclamado la paralización de los desahucios y han expresado el apoyo ciudadano al movimiento de las corralas, edificios vacíos propiedad de la banca o de grandes inmobiliarias, que han sido ocupados por familias en situación de emergencia social.
Otras 5.000 personas, también según fuentes policiales, han participado en Valencia en la marcha contra los desahucios.
En Murcia, 4.000 manifestantes han clamado para que "los banqueros no sigan explotando a la ciudadanía y no quede descafeinada" la Iniciativa Legislativa Popular (ILP), aceptada a trámite en el Congreso con casi 1,5 millones de firmas mientras que en Ciudad Real, un millar de personas han exigido que la ILP se convierta en ley.
En Valladolid, Zaragoza, Guadalajara, Logroño y Gijón, cientos de personas han expresado a lo largo de la jornada su protesta y han pedido a los políticos soluciones y "que rescaten a las familias, no a los bancos".
En Santander, los manifestantes han guardado un minuto de silencio por los últimos suicidios motivados por desahucios y se ha leído un manifiesto en el que se recuerda que, en los últimos seis años, se han producido en Cantabria 1.300 desahucios.

viernes, 15 de febrero de 2013

El inútil Tribunal de Cuentas

¿Dónde estaba el Tribunal de Cuentas con Gürtel, con Bárcenas, con Ideas, con Pallerols, con Fundescam o con el Palau? Como de costumbre, mirando hacia otro lado. El Tribunal de Cuentas es quien vigila la contabilidad de los partidos y sus fundaciones, pero está por llegar el día en que un gran caso de corrupción salga de sus informes. El nombre es engañoso: este tribunal no es ningún juzgado, no depende del Poder Judicial. El órgano que vigila la financiación de los partidos está dirigido... por los partidos. Sus 12 consejeros los nombra el Congreso y el Senado. En ese consejo hoy se sientan independientes como Margarita Mariscal de Gante (exministra del PP), Lluís Armet (exsenador del PSC) o Manuel Aznar (hermano del expresidente). Sus informes sobre las cuentas y las donaciones de los partidos acumulan un enorme retraso. El último es sobre el 2007, sobre la contabilidad de hace seis años. Es completamente inútil: el delito de financiación ilegal prescribe a los cuatro años.

El asunto es aún más grave porque los partidos políticos no están bajo la revisión directa de la Agencia Tributaria. Salvo que se llegue a un juzgado, es solo el Tribunal de Cuentas quien vigila; los inspectores fiscales no miran ahí. El PP bloqueó la renovación del tribunal durante los años de Zapatero, así que la derecha mantiene la mayoría en el consejo desde hace más de 15 años. Se supone que el consejo es independiente y no le debe nada a nadie, pero la realidad es que su nombramiento depende de los partidos y que muchos de los consejeros --los que mejor se portan-- acaban repitiendo durante décadas en un sillón muy bien pagado: 112.578 euros al año (más antigüedad), coche oficial, dos secretarias y otros 6.000 euros al año para gastos. Al dejar el cargo también tienen derecho a una pensión de hasta 180.000 euros.
El colmo de este sistema podrido de fiscalización se resume en una anotación en la supuesta libreta de Bárcenas: una «donación» de 3.000 euros de un tal Ubaldo Nieto. Es el nombre de quien fue consejero del Tribunal de Cuentas a propuesta del PP durante 22 años. La fecha de ese apunte contable es el 2 de marzo del 2004, en plena campaña electoral de Rajoy contra Zapatero. En ese momento, Ubaldo Nieto era el presidente del Tribunal de Cuentas. En resumen (presuntamente, claro): quien vigilaba para evitar la financiación ilegal financió ilegalmente al vigilado. Así que la próxima vez que escuchen a un dirigente del PP explicar pomposamente que la contabilidad de su partido está «auditada por el Tribunal de Cuentas», cambien la frase, verán como la tomadura de pelo queda mucho más clara. Donde pone «auditada por el Tribunal de Cuentas» pongan «auditada por nosotros mismos». Sonará igual de creíble que esa investigación interna con declaración jurada (por Snoopy) que han puesto en marcha en Génova 13 como muestra de su ejemplar transparencia.

La patronal también la pagas tú

La inmensa mayoría de empresarios honestos de este país deberían corear un famoso lema del 15-M y dedicárselo con un corte de mangas a la cúpula de la patronal: «¡Que no nos representan, que no!». La CEOE, que tantas lecciones da sobre el esfuerzo y la austeridad de los demás, arrastra un oscuro presente y un impresentable historial. Es una organización que ya está tardando en abrir las ventanas, limpiar bajo las alfombras y pedir públicamente disculpas a la sociedad.

La trayectoria de sus últimos dirigentes es como para hacérselo mirar. José María Cuevas, su histórico presidente, ni siquiera fue empresario; su hijo (al fin un emprendedor en la familia) acaba de ser detenido en una operación contra el blanqueo de capitales. Su sucesor, Gerardo Díaz Ferrán, está en la cárcel, acusado de gravísimos delitos; es el mismo moroso que no pagaba a sus empleados pero tenía dinero para donar varios cientos de miles de euros a Fundescam que se gastaron en la campaña electoral de su amiga, la regeneradora Esperanza Aguirre. Y quien sustituyó a Díaz Ferrán, Juan Rosellha tenido esta semana dos patinazos cada uno de los cuales justificaría por separado una dimisión. El primero, asegurar que esos 7,5 millones de euros en «donaciones» que aparecen registrados en los presuntos papeles de Bárcenas tienen poca credibilidad porque son «cantidades ridículas» (¿cuántos ceros hacen falta para que los donativos se parezcan a los de verdad?). El segundo, negar las cifras de paro. Para la marca España, es ideal que el presidente de los empresarios cuestione la estadística oficial.
Rosell también soltó el viernes en la SER una frase para enmarcar: «En la empresa pública ni se controla ni se evalúa». El cazo se lo dice a la sartén. En el 2010, la CEOE gestionó 587 millones de euros. Por comparar, el presupuesto del Congreso y del Senado (141 millones entre ambas cámaras) no llega ni a la mitad de la mitad. El 68% de esos fondos, unos 400 millones, son subvenciones, pagadas por los contribuyentes. La mayor parte de su dinero es público, pero sus cuentas son opacas. La CEOE solo presenta anualmente un mínimo resumen, con menos detalles que el salpicadero de un Seat Panda y solo de la cúpula central. Hablamos de una organización que cuenta con nueve vicepresidentes, una junta directiva de 221 miembros, 486 sedes por toda España y 3.729 empleados. Son los mismos que pregonan la austeridad, llaman vagos a los funcionarios y critican la «mastodóntica» Administración. Son también los que pedían abaratar el despido pero aprobaron una indemnización de 1,9 millones de euros para uno de sus exdirectivos.
El PP planteó esta semana que la futura ley de transparencia afecte también a partidos y sindicatos, como receptores de dinero público. Me sumo a la propuesta, pero que la amplíen también a la patronal.

Al PP le entra el pánico


Los movimientos sociales son en este momento la principal fuerza de regeneración democrática


La presión de la ciudadanía ha provocado que el PP entre en estado de vacilación. Seis rectificaciones en un día dan a entender que el Gobierno vive en una situación de desconcierto evidente. Acomodado en una amplia mayoría absoluta y sin una oposición fuerte, actuaba convencido de que podía tomar las iniciativas más impopulares con toda impunidad. No tiene oposición delante, pero tiene enfrente a la ciudadanía. Después de tantos meses de repetir que hace lo que hay que hacer y no se puede hacer otra cosa, a Rajoy le ha entrado el pánico. De pronto ha sentido el vértigo de la soledad.
Los mecanismos de participación del sistema político español están averiados, si es que existieron alguna vez, pero la movilización social ha conseguido que la presión subiera por esas debilitadas arterias hasta forzar al Gobierno a dar varios pasos atrás. Es una buena noticia, porque indica que la ciudadanía sigue viva y que hay energía para regenerar el sistema político.
Algún día se tendrá que hacer la genealogía de la Transición. Entonces, el miedo a la inestabilidad en un país sin tradición democrática sirvió para justificar que se armaran unas instituciones cerradas e impermeables. Las mayorías absolutas hicieron el resto. Y el PP y el PSOE se convirtieron en la vertebración de España. Este modelo bipartidista ha perdido la confianza de los ciudadanos, que lo ven más como un mecanismo de control social que de vinculación democrática.
Unas pocas horas antes de que Rajoy diera la orden a su partido de cambiar el voto anunciado y admitir a trámite la iniciativa popular para la dación en pago de las hipotecas, el presidente había repetido uno de sus tópicos favoritos: “No he cumplido con mis promesas, pero al menos he cumplido con mi deber”. La compatibilidad entre el incumplimiento de las promesas y el cumplimiento del deber es por lo menos discutible. Rajoy pretende que la cruda realidad le forzó a cambiar sus planes. Pero es imposible creer —salvo supuesto de suma incompetencia— que cuando formuló las promesas no supiera la realidad que se encontraría. Con lo cual hay negligencia en el deber antes o después, en la formulación de la promesa o en la toma de decisiones. Bárcenas, las hipotecas, el miedo al estallido social y las dudas sobre la gestión del Gobierno por parte de algunos poderes corporativos importantes: esta es la suma de factores que han llevado a Rajoy a parar el tren y tomarse un respiro. Lo que no ha conseguido la oposición lo ha conseguido la calle. Eso sí, ha sido necesario un millón y medio de firmas, una caída fulminante del PP en las encuestas y unos cuantos suicidios, para que el Gobierno emprendiera alguna rectificación. Siempre tarde. Es el problema de Rajoy. Es muy difícil dar coherencia a una política cuando las decisiones importantes son siempre de última hora.
Pero donde se acumulan las sospechas sobre el cumplimiento del deber por parte de Mariano Rajoy es en el caso Bárcenas, sobre el que se acaba de descubrir una nueva mentira. Es falso que el extesorero estuviese totalmente desvinculado del PP desde hace dos años, por más que lo hayan repetido en cadena los dirigentes de la derecha. El partido le ha estado pagando incluso la seguridad social. Rajoy todavía no se ha pronunciado sobre la persona de Bárcenas. Y mientras no lo haga, la sombra de la sospecha, la hipótesis del chantajista, seguirá devorando su autoridad.
El martes el PP tomó conciencia de su soledad. Y fue el día de las concesiones. Por elemental respeto a la ciudadanía era necesario aceptar la iniciativa popular a trámite. El PP no la asumió hasta que se vio rodeado. Antes de la rectificación, el parlamento vivió uno de las situaciones más humillantes de su historia. Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo, con la venia de los principales grupos parlamentarios, habló a puerta cerrada, sin actas ni taquígrafos. Un acto indigno que descalifica a los señores diputados: ¿cómo puede permitirse que un poder contramayoritario ponga condiciones y fuerce las normas de una cámara democrática? Draghi desplegó el obsceno paternalismo tecnocrático que gobierna Europa: puso buena nota a los españoles pero exigió nuevos sacrificios. El miércoles por la mañana, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría utilizó a Draghi como cita de autoridad para glosar las bondades de la reforma laboral. De modo que es razonable pensar que la rectificación es solo una pausa. Pero sirve para confirmar dos cosas: que el Gobierno se siente inseguro y aislado y que los movimientos sociales son en este momento la principal fuerza de regeneración democrática.

Manifestación #MareaCiudadana Madrid 23F:




MAREAS Y COLECTIVOS ADHERIDAS/OS A LA CONVOCATORIA MAREAS UNIDAS / MAREA CIUDADANA, PARA EL PRÓXIMO 23F.


Por la libertad, por la democracia, por los derechos sociales y ambientales.

La presión de los mercados financieros, la deuda ilegítima creada por el propio sistema financiero especulativo y las brutales políticas de ajuste dirigidas contra la mayoría de la sociedad, junto con la corrupción y la pérdida de legitimidad de las instituciones, están causando en nuestro país la mayor crisis de la democracia de las últimas décadas.

El creciente desempleo, el ataque a la Sanidad y la Educación públicas, a los derechos laborales y sociales, al medio ambiente, nos ha hecho confluir en las calles, en las mareas ciudadanas, blanca, verde, roja, naranja, groga, amarilla, negra, azul, violeta… defendiendo nuestros derechos.

Una sociedad justa y viable sólo será posible si la ciudadanía se une para defender los derechos sociales por encima de los mercados y la política honesta y la justicia social por encima de los intereses de las elites financieras.

La reforma del artículo 135 de la Constitución española, sin consulta alguna a la ciudadanía, supedita todos los recursos del Estado al pago de esta deuda ilegítima a costa de recortar todos los servicios públicos y de subastar a precio de saldo el patrimonio del Estado. Esta reforma supuso un “golpe de estado financiero”, pues maniata al gobierno primando el pago de los intereses frente a las obligaciones propias de un Estado Social y de Derecho.

En 1981, tras el golpe militar, la ciudadanía se manifestó masivamente en defensa de la Libertad y la Democracia. Ahora, 32 años después, llamamos a toda la ciudadanía, a todas las mareas, asambleas, organizaciones y colectivos a confluir en una jornada de movilización el próximo 23 de febrero en defensa de una verdadera Democracia, la Libertad y los Derechos sociales.

No al golpe de estado financiero. No debemos, no pagamos.
Hay alternativas. Hay soluciones:

- Por la Justicia social y ambiental.
- Por la Transparencia y la Democracia participativa.
- En defensa de unos Servicios Públicos y Universales.
- Por una Auditoria Ciudadana de la Deuda. Contra la Deuda ilegítima.


Recorrido:

- Embajadores 16:30 ; Neptuno 18h
- Sol 16:30 ; Neptuno 18h
- Colón 16:30 ; Neptuno 18h

Puente de Vallecas ; Neptuno 18h

Ver Recorridos #23F en Madrid en un mapa

Archivo del blog

MIS OTROS BLOGS

Blogs y Publicaciones que sigo