MAS ARTICULOS DE ACTUALIDAD Y VIDEOS RELACIONADOS CON LA COMUNIDAD DE MADRID EN De Madrid al Cielo

MAS INFORMACION DE ACTUALIDAD con VIDEOS en Cosas de rosamar Madrileña

"Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y respondió así: "La política sin principios. El placer sin compromiso. La riqueza sin trabajo. La sabiduría sin carácter. Los negocios sin moral. La ciencia sin humanidad"

Buscar en este blog

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Garzón habla sobre las causas contra él y las razones que le llevaron a su actual tarea, la defensa del fundador de Wikileaks

“Crearon el delito para condenarme por Gürtel. Mi sentencia estaba escrita de antemano”

Baltasar Garzón se siente “el último desterrado del franquismo”. En una entrevista en ‘El País’, , el exjuez se sincera sobre las causas judiciales contra él y sobre la condena por las escuchas de la ‘trama Gürtel’ que, según cree, estaba decidida desde un principio. A su juicio, ha habido una operación por parte del PP para apartarle de la carrera judicial, y, además, ha sido víctima de la envidia de algunos de sus colegas. Está convencido de que “ la Justicia no es igual para todos”. También explica las razones que le hicieron aceptar la defensa del cerebro de Wikileaks, Julian Assange.

Assange fue quien le llamó y cerraron una reunión para el 19 de julio en 
Londres, en la Embajada de Ecuador, donde el fundador de Wikileaks 
había pedido asilo. “Me pareció una persona muy firme en sus 
convicciones, en su defensa de la libertad de prensa, de 
información, de expresión. Le vi muy tranquilo, pese a su situación 
de riesgo para su integridad física y psíquica. Vi que no tiene ningún 
temor a que se le juzgue, pero quiere que se haga con garantías”, ha 
puntualizado Garzón.

“Creo en su inocencia”
El exjuez asegura que aceptó su defensa sin cobrar honorarios, porque “creo 
en su inocencia y en su causa”. En su opinión, “se le está investigando 
y persiguiendo por algo diferente de lo que se dice”.

“Para mí es evidente que la petición desde Suecia (le reclaman
para interrogarle por acusaciones de violación) es la excusa para 
juzgarle en EE UU por revelar informaciones que afectan 
a las instituciones norteamericanas en un proceso similar a los 
que se están produciendo desgraciadamente en el área de terrorismo. 
La fiabilidad de ese juicio es nula”, ha añadido Garzón.

Las causas contra él, propias de dictaduras
Preguntado sobre las tres causas abiertas que se abrieron contra él: las 
escuchas de la Gürtel, la del franquismo y la de los pagos en la 
Universidad de Nueva York, Garzón responde que “nunca se 
tendrían que haber producido”, porque “no pueden condenar a un 
juez por interpretar la ley de una forma que no les guste, y con 
una sentencia que trasluce animadversión contra mí con expresiones 
claramente fuera de lugar”. A su juicio, son “prácticas propias de 
regímenes totalitarios”.

La condena ya estaba escrita
“Creo que mi condena se decidió desde el principio, cuando se 
admitieron a trámite las querellas en el caso de la memoria histórica 
de unos actores populares (Falange y Manos Limpias) que, cuando menos, 
dejan bastante que desear. ¿Y qué sentido tenía abrir un procedimiento 
como el de Nueva York cuando ellos mismos (la sala penal del Supremo 
el Poder Judicial) lo habían cerrado? ¿Por qué se mantuvo el 
procedimiento abierto si estaba prescrito? ¿O es que vino la iluminación 
del arcángel san Gabriel para el señor Marchena (el juez Manuel Marchena, 
instructor de la causa) y se dio cuenta dos años y pico después de que estaba 
prescrito? ¡Es muy fuerte! “, ha señalado Baltasar Garzón.

El exjuez precisa que en la causa por las escuchas a los cabecillas de 
la Gürtel se demostró en el juicio que su caso no era el único, sino el de 
varios jueces más. “Si al final hubiesen procedido contra todos los 
que participaron, podría tener algún sentido, pero no fue así. El 
ministerio fiscal dio su conformidad a esas medidas [las escuchas] y otro 
magistrado las confirmó (…) Crearon el delito, lo inventaron para 
condenarme por lo de Gürtel. Claro que mi sentencia estaba escrita de 
antemano.

Dívar
Sobre el caso del expresidente del Supremo y del Poder Judicial Carlos 
Dívar, Garzón considera que “aplicando la misma teoría tendrían que 
haberle abierto un procedimiento, pero en 15 minutos decidieron que 
no hacía falta. A mí me abrieron tres. La justicia no es igual para 
todos”.

“Si no era inversosímil que yo hubiese cometido un delito en los 
casos de la memoria histórica, Gürtel o Nueva York, tampoco debería 
serlo en el caso de la denuncia que un propio vocal del Consejo 
General del Poder Judicial puso contra él por utilizar 
presuntamente fondos públicos para fines particulares. Eso tiene 
un nombre en la ley española”, ha subrayado.

Envidias, celos
Garzón está convencido de que ha sido “víctima de una injusticia”, que 
estaban “obsesionados” con él. “Querían mi muerte civil. Pensaron: “se 
acabó Garzón. Este es el momento”. Querían acabar con un 
determinado modelo de juez, que era yo, que no les gustaba, por 
envidias, por celos, por muchas cosas de esas que nos acompañan tanto a 
los españoles”.

La operación del PP para apartarle
En opinión de Garzón, el tema del franquismo “hizo mucho daño porque 
todavía no se ha superado y hay un sector de la población y sobre todo 
de la política que no quiere que se toquen esos temas, y lo que menos 
le importan son las víctimas”. 

En cuando al asunto de Gürtel era “el caso de corrupción de más 
amplitud y mayor incidencia en el mundo político y, además, afectaba 
a un partido que ahora está gobernando. La incidencia que eso pudo tener 
la viví porque hubo personas como Federico Trillo que, por encargo del PP, 
coordinaron ataques contra mí a todos los niveles y con clara incidencia 
en determinados sectores judiciales. A mí me han jodido, eso está claro. 
Me han quitado mi profesión, me han sacado fuera, pero voy a seguir peleando 
mientras me quede una gota de aliento porque creo que se lo debo a la función 
judicial”, ha advertido.


El último exiliado del franquismo
“Me siento el último exiliado de franquismo. Aunque la condena la 
pusieran finalmente por el tema de Gürtel porque era aparentemente 
la menos costosa para los que habían decidido que esto se acabara”, ha 
confesado Garzón, que, preguntado sobre si volvería al mundo de la 
política, ha aclarado que “no, en este momento”, aunque sí desea 
“participar en la vida política, sobre todo en estos momentos de 
crisis, pero eso no significa estar en la política parlamentaria, sino 
a través de mis artículos…”

El camino ante la justicia española se ha cerrado y Baltasar Garzón 
demandará a España ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. 
El tribunal Constitucional no ha admitido el recurso de 
amparo que Garzón interpuso contra la sentencia de la 
Sala II de lo Penal del Tribunal Supremo que le condenaba 
por un delito de prevaricación por las escuchas del caso 
Gürtel. El antiguo magistrado sostiene que dicha sentencia es 
gravísimamente inconstitucional, que el Supremo “ha 
construido el delito por el que se le condena a la medida” 
y que supone “abrir la puerta a cualquier condena por 
prevaricación por cualquier discrepancia jurídica de cualquier 
juez con el TS acabando así con la independencia judicial”



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

MIS OTROS BLOGS

Blogs y Publicaciones que sigo