MAS ARTICULOS DE ACTUALIDAD Y VIDEOS RELACIONADOS CON LA COMUNIDAD DE MADRID EN De Madrid al Cielo

MAS INFORMACION DE ACTUALIDAD con VIDEOS en Cosas de rosamar Madrileña

"Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles eran los factores que destruyen al ser humano y respondió así: "La política sin principios. El placer sin compromiso. La riqueza sin trabajo. La sabiduría sin carácter. Los negocios sin moral. La ciencia sin humanidad"

Buscar en este blog

viernes, 28 de diciembre de 2012

Me acuerdo 2012: Yo me acuerdo, tú te acuerdas, nosotros nos acordamos.

Yo me acuerdo, tú te acuerdas, nosotros nos acordamos.

Me acuerdo de mi primera factura con 21% de IVA.
Me acuerdo de tener discusiones con mi persona preferida por culpa del maldito dinero.
Me acuerdo de cancelar la preinscripción a un máster hecha en junio porque en septiembre las tasas se habían encarecido en un 150%.
Me acuerdo de mails que dicen que no me van a pagar. Me acuerdo de amigas diciendo "Yo te lo pago".
Me acuerdo de ir a la oficina de la Seguridad Social a pedir un certificado de "persona sin recursos" para poder obtener la renovación de la tarjeta sanitaria. Y tener que hacer cola.

Me acuerdo del ERE de Macsa. Me acuerdo del ERE de El País. Me acuerdo de muchos EREs.
Me acuerdo de reirnos imaginándonos a Súper ERE, el súper heroe más chungo de la temporada.
Me acuerdo de la rabia de ir a parar mi primer desahucio y solo conseguir aplazarlo.
Me acuerdo de llegar tarde por culpa del metro. Por culpa del bus. Por culpa del deterioro de los transportes públicos.

Me acuerdo de Arenas, "el campeón" andaluz que nunca ganó.
Me acuerdo de un amigo enviándome noticias sobre la corrupción en Mallorca y diciéndome: "Esto es solo una pequeña parte".

Me acuerdo de la noche que detuvieron a Díaz Ferrán. Fuimos a ver tocar a Nacho Vegas y cambió el título de su canción "Cómo hacer Crac" por "Justicia Poética".
Me acuerdo de Wert graznando en el parlamento catalán: "¡Mi tesoro!".
Me acuerdo de trolear a Percival Manglano y a Elena Valenciano y a...
Me acuerdo del Sánchez Fornet Bot absolutamente on fire. No era un bot.

Me acuerdo de los ministros reptilianos.
Me acuerdo de Felipe Puig y su cara de nada.
Me acuerdo de la dimisión de Esperanza Aguirre. De la incredulidad, de la suspicacia y de pensar: "¿Pero esto se puede hacer así, irse, de un día para otro, sin más, porque sí?".

Me acuerdo de la LOMCE. Del nuevo canon de la LPI.
Me acuerdo del bastón de Mr. Adelson y de su extraordinario parecido con Mickey Rooney.
Me acuerdo de las mechas y de los block de Cristina Cifuentes. De su marido missing.
Me acuerdo de la mentira convertida en forma de gobierno.
Me acuerdo del ojo perdido de Esther.

Me acuerdo de la segunda toma de la plaza de Tahrir vista por streaming.
Me acuerdo de una concentración por el desalojo de La Osera y otra por La Salamanquesa, y otra por Casablanca, y otra...
Me acuerdo de un policía cogiéndome el 14N. Me acuerdo de un amigo apartándole de mi.
Me acuerdo de las UIP entrando en la Estación de Atocha persiguiendo a gente.
Me acuerdo de las UIP entrando en el parque de El Retiro detrás de manifestantes y pensar: "¿Cómo reconocerán a los que huyen de los que hacen running?"
Me acuerdo de los comercios abiertos durante la huelga que cerraban al paso de los manifestantes que corrían para que nadie se pudiera refugiarse en su negocios. Machotes.

Me acuerdo de la gente de Celenque, de su serena resistencia.
Me acuerdo de la huelga general de primavera. Me acuerdo de la huelga general de otoño.
Me acuerdo del cambio de Toma el Congreso a Rodea el Congreso.
Me acuerdo de que cortamos la calle junto con unas investigadoras que iban en bata blanca.
Me acuerdo de los bomberos de uniforme enfrentándose a los antidisturbios delante de las vallas del Congreso.
Me acuerdo de el pony de peluche que "se incautaron" las UIP el 25-S.

Me acuerdo de la Marea Verde. Del Tsunami Blanco.
Me acuerdo de explicarle a un hombre de la #mareablanca de 70 años cómo se usa twitter para "hacer la revolu".
Me acuerdo de un video puesto en loop en el que un chaval la de una patada a un policía.
Me acuerdo del Baby Block, la mani más corta de la historia.
Me acuerdo de la cabecera de la manifestación del 25S con el "Que se vayan Todos" en la garganta.
Me acuerdo del estruendo de cacerolas.

Me acuerdo de la postal navideña de Merry, Chris y Mas (Artur Mas).
Me acuerdo de leer una metáfora que asemejaba a Artur Mas con Charlton Heston.
Me acuerdo de cantar "Violencia es escuchar a Russian Red"
Me acuerdo del capítulo de Mad Men en el que Joan...Joan...Bueno, Joan.
Me acuerdo de la sensación de darle al play tras descargar el último capítulo de Breaking Bad, de Homeland o de Black Mirror.

Me acuerdo de leer libros de Memento Mori y tebeos de Caramba.
Me acuerdo de oir hablar por primera vez de "proceso constituyente".
Me acuerdo de La Selva y sus cocidos. Y las conversaciones alrededor de los mismos.
Me acuerdo de el vídeo de Feministas Indignadas sacándose rosarios del coño.

Me acuerdo de que el debate de "lo indepe" estaba en casi todas las conversaciones en Barcelona.
Me acuerdo de escuchar por primera vez la palabra "Cipotesis".
Me acuerdo del día que Michel Foucault fue a Sálvame y se hizo pasar por Robin Williams.
Me acuerdo de la primera vez que escuché decir Luis de Windows. Y de decirlo.

Me acuerdo de la Mujeres de "La Unión" cantando "Somos La Unión y juntos podemos. Dónde hay una necesidad nace un derecho" en su local de Nueva York.
Me acuerdo de la Corrala Utopía, la Corrala la Alegría, la Corrala La Esperanza, la Corrala La Ilusión, la Corrala Libertad y la Corrala Conde-Quintana.
Me acuerdo de la finca ocupada de Somonte.
Me acuerdo de conocer a personas integrantes del 15M en Senegal: "Y en a Marre".
Me acuerdo de la Mayoría Silenciosa.
Me acuerdo de Puto Helicóptero.

Me acuerdo de una Asamblea de la Comisión de Economía donde alguien dijo: "Tenemos que aprender lo más difícil. A hacer las cosas juntos".
Me acuerdo de pensar que el 15M sólo lleva un año, no diez.
Me acuerdo de la gente de Cafe Amb Llet hablando en el Free Culture Forum.
Me acuerdo de Alinsky y su manual para revolucionarios pragmáticos. Y de "los Traficantes de Sueños", así, como una banda de música punk, que nos permitieron conocerlo.
Me acuerdo de Colaborabora y su experimento de Hondartzan.
Me acuerdo del camarero Casillas parando a las UIP.
Me acuerdo de las señoras de Diego de León defendiendo el hospital de La Princesa con su visones y sus perlas enfurecidas.

Me acuerdo del Crowdfunding de 15mPaRato. De los 33 de Bankia.
Me acuerdo de la muerte repentina de García Calvo.
Me acuerdo de Los Mongoles dándolo todo en el aniversario del Patio Maravillas. Me acuerdo de que el Patio Maravillas cumplió cinco años, contra las leyes de la estadística, el sentido común y hasta de la gravedad.

Me acuerdo del premio nóbel de la PAH.
Me acuerdo de las CUP.
Me acuerdo de la presentación de No-Res.
Me acuerdo de escuchar una y otra vez a Fundación Robo, a Orxata... A la Polla Records.
Me acuerdo de las mujeres de Diamond Flash.
Me acuerdo de la primera reunión con la Oficina de Derechos Sociales de Sevilla.
Me acuerdo de cuando nos hicimos socios de COOP57.
Me acuerdo de las Residencias COPYLOVE.
Me acuerdo de cuando Bookcamping cumplió un año.
Me acuerdo de ver nacer El Intercambio Celestial de Whomba.
Me acuerdo de gastar dos bromas telefónicas parecidas a las personas con las que ahora escribo este blog.
Me acuerdo de percibir radicalización en el ambiente, urgencia, necesidad.
Me acuerdo de una fiesta en El Vaciador donde bailamos en calcetines hasta casi el amanecer.
Me acuerdo de "Preguntas" o de "Lo Madre".

Me acuerdo de cuando viajar no parecía un lujo.
Me acuerdo de pensar y escuchar varias veces: "Era esto a lo que se referían los Mayas".
Me acuerdo del día que estrenamos el blog.
Me acuerdo de un jersey de punto color naranja que me hizo mi madre. Muy útil para ser reconocida en fiestas y manifestaciones. Muy útil también en cargas retransmitidas por streaming en prime time por el canal estatal.
Me acuerdo de mi padre llamándome para saber si seguía teniendo seguridad social o no.
Me acuerdo que murió la madre de un amigo y yo no estaba en la ciudad, solo al teléfono.
Me acuerdo de que los días tenían 25 horas. Las semanas ocho días. El cansancio todo nuestro futuro.
Me acuerdo de escuchar las noticias con congoja.

Me acuerdo del día que mi padre tuvo que pagar sus primeros medicamentos (67 años, enfermedad crónica, 40 años cotizados, media de gasto en medicinas: 200€/mes, por pensionista, unos 30€ al mes).
Me acuerdo de mi abuelo, que se fue sin que pudiera devolverle el dinero que me prestó.
Me acuerdo de apuntar las horas de reproductivo.
Me acuerdo de viajes. De hacer como si no pasara nada.
Me acuerdo de comprar. De salir. De comer fuera.
Me acuerdo de conocer a mucha gente nueva. De tener ganas de resistir con ellas. De querer defender nuestros espacios sin saber muy bien cómo.

Me acuerdo de estar cansada. Muchos días.
Me acuerdo del sexo y su urgencia. Y de pensar que era lo mejor en medio de un naufragio.
Me acuerdo de mi madre llamándome y diciéndome "Anímame, por favor".
Me acuerdo de cenar con un cuaderno apuntando ideas para cambiarlo todo.
Me acuerdo de llamadas de teléfono de amigos que no saben si volverse o no volver nunca más.
Me acuerdo de sentir que todo se parte y asumir la angustia. Que se parta.
Me acuerdo de que me robaron la cartera y las de mi ofi montaron una fiesta colecta para recuperar la pasta robada. Aunque lo más angustioso fue quedarme sin tarjeta sanitaria.
Me acuerdo del odio, de la rabia.
Me acuerdo de quedarme en casa.
Me acuerdo de muchos tuits.

Me acuerdo de reirnos. Me acuerdo de llorar. Me acuerdo de pensar: "Que se acabe el mundo, pues".
Me acuerdo de las calles. Me acuerdo de las plazas.
Me acuerdo de abrazos.
Me acuerdo de pensar que todo es posible. Y agobiarme. Y excitarme.
Me acuerdo de enterrar las pasiones tristes. De reírme de lo viejo y angustiarme de lo nuevo.
Me acuerdo de haber pensado muchos días: "¿Por qué no hago/no hacemos más?"
Me acuerdo de sentir ganas de matar, quemar y chillar.
Me acuerdo de una charla sobre si tener hijos o no, si era posible o no.
Me acuerdo de mis abuelos y mis abuelas, que se lo están perdiendo.
Me acuerdo de que alguien me dijo al oído: "ahora hamor del bueno".
Me acuerdo de escribir, escribir y escribir.
Me acuerdo de tener muchas ganas.
Me acuerdo de ti. Me acuerdo de nosotras. Ahí. Aquí.


REFLEXIONES SOBRE PRIVATIZACIONES

CARTA A LOS REYES MAGOS



Hoy es el día de los inocentes, aunque para algunos parece que es todos los días.








Desde hace algo más de un año los españoles somos víctimas de una broma. Una cruel y despiadada broma del destino "democrático", de los números manipulados que permiten que una minoría nos gobierne con mayoría absoluta. Desde hace algo más de un año somos víctimas de nuestro propio monigote, y el resto de los países europeos nos miran la espalda y piensan: "¡Pringaos...! Todavía no se han enterado de lo que llevan a cuestas..."


Y sí. Sí nos hemos enterado, pero unos más que otros y, sobre todo, muy tarde. Arrastramos la humillación pública de unos monigotes clavados en nuestras vidas, unos colgajos permanentes que sólo se nos despegaran cuando nos los sacudamos de encima. Pero para eso hace falta moverse, agitarse, saltar... incluso hacernos daño hasta que consigamos llegarles con las manos y sacarlos de donde están.



Y la pregunta es... ¿nos da la suficiente vergüenza como para poner todo nuestro empeño en quitarnos los monigotes de encima?



Personalmente tengo mis dudas... somos así en este país.












Cierra el año 2012 con 50.000 autónomos menos.

Esa especie en extinción que sigue pagando el IVA de sus facturas sin haberlas cobrado y la que todos los gobiernos parecen haber olvidado. 

Es un drama que en este país ser autónomo sea una verdadera aventura que pocos se atreven a emprender, tan poco apoyada desde las diferentes administraciones. 

El Partido Popular se comprometió con ellos y ha hecho todo lo contrario: subidas de IRPF, IVA, precio de la electricidad, subida del recargo de equivalencia, no han bajado las cotizaciones a la SS. 

Toda una serie de medidas que hacen mucho más difícil su trabajo y les obligan, en muchos casos, a tener que pasarse a la economía sumergida, trabajar en negro o, directamente, cerrar el negocio. 

Desde DRY reiteran el apoyo a los autónomos y exigen unas condiciones administrativas y fiscales que favorezcan la proliferación de este tipo de trabajadores, como en otros países, en lugar de perjudicarles.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Una justicia sorda, ciega y muda


Esther Vivas – Consejo Científico de ATTAC España
A la Señora Justicia se le han descompensado tanto las balanzas que finalmente se le han roto. Ni equidad ni imparcialidad ni acceso universal. Olvídense del artículo 24 de la Carta Magna que dice: “Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión”. Los derechos, tristemente, han pasado a la historia. Y la Justicia se ha quedado sorda, ciega y muda como los tres monos sabios chinos que se negaban a escuchar, ver y decir maldades.
El copago judicial ya está aquí. Este lunes han entrado en vigor las tasas judiciales. A partir de ahora, todos aquellos que tengamos que hacer uso de la justicia nos veremos obligados a pagar, o volver a pagar aquello que previamente ya hemos abonado mediante impuestos. Pero, ¿vamos a poder con tanto copago? Que si copago en sanidad, que si copago en justicia… y parece que tarde o temprano llegará el copago educativo. Pero la realidad es que cada vez cobramos menos, si es que cobramos, y pagamos más. Echen  cuentas.
Y no sólo ahora nos toca pagar a todos sino que, además, las tasas, que antes únicamente abonaban las empresas con más de ocho millones al año de facturación, se duplican. ¿Cuánto nos costará tener acceso a la justicia? Entre 100 y 1200 euros más una parte variable en función de la cuantía del pleito, que puede hacer aumentar, y mucho, el total. Así, una persona mayor que haya sido estafada con las preferentes y quiera reclamar al banco sus ahorros de, por ejemplo, 128 mil euros, si no prospera la vía penal y tiene que acudir a la civil, deberá pagar 940 euros.
La situación llega al absurdo, por no decir al “robo”, cuando por querer interponer una demanda contra la Administración por una multa de tráfico de 100 euros tengas que desembolsar 200. Y si la sentencia es adversa y quieres recurrir al Tribunal Superior entonces la cifra aumenta a 800. ¿Y si te despiden? A pagar. El recurso de un trabajador contra una sentencia de despido ante el Tribunal Superior costará 200 euros y ante el Supremo 300.
Las tasas actuales perjudican especialmente a las mujeres maltratadas, ya que, aunque la demanda por malos tratos no implica el pago de tasas, es necesario abonar 300 euros, más la variable del 0,5% de los bienes que se reclamen, para pedir el divorcio. Si ya teníamos dudas de que la justicia fuese igual para todos, ahora es obvio de que no lo es. La justicia ha dejado de ser un derecho para convertirse en un privilegio accesible sólo a quienes se lo pueden costear.
La polémica desatada por las tasas judiciales se suma a un malestar creciente dentro y fuera de la judicatura, por asuntos como el caso Dívar, que llevó a la dimisión, después de intensas presiones, al presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo tras el escándalo por sus numerosos y cuantiosos viajes privados a cargo del erario público. Un caso que generó la mayor crisis en la historia del Consejo General del Poder Judicial, el máximo órgano de gobierno de los jueces en el Estado español, y que, por cierto, quedó impune ante la ley. No hay que perder de vista, recordémoslo, que si en un ámbito del Estado pesa como una losa la herencia del franquismo éste es el aparato judicial, reducto de la derecha reaccionaria y exponente de la continuidad entre el régimen anterior y el presente.
La política de indultos del gobierno español, ya sea del PP o del PSOE, se caracteriza por otorgar la medida de gracia principalmente a personas relacionadas con la administración pública, funcionarios y policías, o lo que es lo mismo, políticos ladrones, cargos de confianza corruptos y policías torturadores. Un claro y reciente ejemplo: 16 febrero de 2012, el Consejo de Ministros indulta a varios Mossos d’Esquadra condenados hasta cuatro años y seis meses de prisión por torturas, al amenazar de muerte a un detenido, pisarle la cabeza e introducirle una pistola en la boca, al más puro estilo Tarantino. Mayo de 2012, la Audiencia de Barcelona, en una medida atípica, ordena la ejecución de la condena y señala que de indultarse de nuevo sería “fraude de ley”. 23 de noviembre de 2012, el Consejo de Ministros indulta por segunda vez a los agentes. Impunidad y menosprecio. Más de 200 jueces firmaron en contra y señalaron que dicha acción atentaba contra el Estado de derecho.
Jueces, fiscales, abogados, usuarios… se levantan ahora en pie de guerra contra el ministro Alberto Ruiz-Gallardón. Sobran los motivos. En Catalunya, sin embargo, hay quienes esta misma semana cumplen un año luchando por la justicia en la Ciudad de la (In)Justicia. Se trata de la Asamblea de trabajadoras y trabajadores de la Ciudad de la Justicia que en diciembre de 2011 empezaron a organizarse contra la precariedad, los recortes y la liberalización del sistema judicial que afecta al conjunto de la ciudadanía. Desde entonces, no han parado: cortes de la Gran Vía, ocupaciones del vestíbulo de la Ciudad de la Justicia, coordinación con otros movimientos sociales, performances, despliegue de pancartas, charlas, participación en la Coordinadora Laboral del 15M, caceroladas y hasta un “juicio popular” a la justicia. Como dicen ellos: “Basta de recortes, sumemos luchas”.
Y acabo el artículo citando una de sus performances que, emulando los anuncios de megafonía del metro de Barcelona, dice: “Aviso a toda la población. ¡Precaución! Los carteristas de Convergència i Unió y el Partido Popular esperan una distracción para llevarse lo que es suyo: la nómina, los días personales, la paga de Navidad, su puesto de trabajo, su salud, su educación y su libertad. Así que organícese y luche, porque le están robando sus derechos, le están robando la vida”. Tomen buena nota.
Artículo publicado en Público.es


La externalización de la sanidad madrileña


Yolanda Jarabo Crespo – ATTAC Castilla La Mancha
La externalización, es decir, la gestión privada de los centros sanitarios públicos en Madrid supone un ataque gravísimo a los derechos de los madrileños. Las razones son tan obvias que no exigen una argumentación compleja. El sistema sanitario español ha sido distinguido por ser un modelo de máxima eficiencia frente a otros modelos europeos o norteamericanos. Se entiende por eficiencia la consecución de los mejores resultados al coste más bajo, con la consecuente rentabilidad social. Los madrileños y el resto de los españoles hemos podido decir lo que otros no pueden: “nuestra sanidad equitativa corresponde a una sociedad justa”.
Nadie niega que en momentos de crisis haya que revisar ciertos aspectos del modelo para mejorar aún más la rentabilidad, pero esto es incompatible con la privatización. Y es muy  sencillo de entender, pues la ahora llamada externalización implica que la empresa encargada de gestionar obtenga, lógicamente, beneficios¿Y cómo se engrosarán dichos beneficios? La respuesta es tan obvia que casi no necesita explicarse: pues disminuyendo la oferta y la calidad de los servicios de salud que se ofrecen a la población.
Ya tenemos ejemplos en nuestro país de lo que ha significado la privatización: el gasto que ha supuesto para las arcas públicas el hospital de Alzira, los 900.000 euros al mes que les costará a los madrileños la existencia de un hospital, el de Collado Villalba, que ni siquiera se abrirá el próximo año (su supuesto mantenimiento ha sido asignado a una empresa privada, curiosamente ligada – al menos por lazos familiares- a figuras políticas del partido del gobierno actual), y el último broche de oro, el escándalo del grupo CRC en Cataluña, con la consecuente agresión a la sanidad catalana.
Y no importa la comunidad autónoma de la que estemos tratando. Lo que ocurra en Madrid ocurrirá en el resto de comunidades. La salud, la enfermedad y la mezquindad no tienen fronteras.
Todos los españoles debemos negarnos a que se destruya lo que entre todos hemos construido con nuestro esfuerzo y nuestros impuestos. Repito: es nuestro, no de los políticos que nos gobiernan y que deben haber perdido cualquier respeto hacia el otro (¿sociópatas tal vez?….)
Si no lo conseguimos sólo se me ocurre pensar que únicamente una nueva pandemia de Peste Negra podrá poner a unos cuantos en su sitio.

martes, 25 de diciembre de 2012

Feliz Navidad


A los culpables, a los corruptos, a los indiferentes, a los insolidarios, a los mentirosos, lo único que les deseo es que se intoxiquen con una ostra justiciera


A los que luchan por la dignidad de todos. A los huelguistas de la sanidad pública, a los combatientes de la marea verde, a los investigadores y científicos que no quieren emigrar, a los trabajadores de Canal Nou, a los de Telemadrid, a todos los periodistas que no han renunciado a su oficio, a los voluntarios que paran los desahucios, a los jueces que se niegan a que la justicia se convierta en un privilegio, a los farmacéuticos que se saltan la ley a la torera, a los que trabajan gratis en cualquier sector para mantener en pie los servicios que este Gobierno está arrebatando a los ciudadanos cuyos intereses debería proteger, a los que se movilizan, a los que se indignan, a los que protestan por ellos y por los demás.
A los pequeños héroes de la vida cotidiana. A los pensionistas que mantienen a sus hijos en paro con una pensión raquítica. A los abuelos que esta noche cenarán una tortilla francesa para que sus nietos no se queden sin juguetes. A las cocineras que harán milagros con el dinero que hace poco se gastaban sólo en turrón. A los que cantan y bailan con un sapo atravesado en la garganta. A los que van a contribuir a encender las luces de sus casas con la miseria que cobrarán el 8 de enero por veinte días de trabajo temporal, sirviendo mesas o empaquetando regalos. A los que recuerdan Navidades mucho más pobres, y se extrañan de que éstas nos den tanto miedo.
A los que lo están pasando mal. A los que no tienen trabajo, a los que no ven la luz, a quienes no duermen por las noches, a quienes sienten que les han robado el futuro. A todos ellos, cualquiera que sea el significado de esas palabras en este año maldito, feliz Navidad. A los demás, no. A los culpables, a los corruptos, a los indiferentes, a los insolidarios, a los mentirosos, lo único que les deseo es que se intoxiquen con una ostra justiciera. Ojalá.

Yo reformo

Cuando Franco murió, yo tenía un año. Y no paraba de llorar. Igual porque había visto a Sergio y Estíbaliz en Eurovisión, cantando Tú volverás. Mis padres insistieron en que el Generalísimo no volvería, y quizá por eso me tranquilicé. Por aquel entonces nadie sabía nada de un tal Wert.

Tres años más tarde, en 1978, se aprobó la Constitución. Como tenía 4 años, ni me enteré. Y tampoco me enteré de que ese año, meses antes de aprobarse la Carta Magna, retuvieron a la hija de Franco en Barajas por contrabando. Llevaba relojes, brillantes y monedas de oro no declarados con destino Suiza. Iba sin Artur Mas y, aunque llevaba oro, no era Gerardo Díaz Ferrán disfrazado.

Seguro que a Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE, jamás se le ha ocurrido llevar fuera de España ese lingote de oro que tenía en su casa. Porque este hombre confía en la Constitución, en cuyo preámbulo se defiende el «imperio de la ley». Y, como es sabido, el oro de ley vale un imperio. Además, si tiene un poco de suerte, y pilla un defecto de forma (a lo Gao Ping, el de la operación Emperador), supongo que denunciará al Estado por daños y perjuicios. Y todo gracias a la ley.

CORRUPCIÓN LEGAL

Pero toda ley es mejorable, incluida la Constitución. Sin ir más lejos, ya que los políticos aprueban las leyes, ¿por qué no legalizan la corrupción política? Así, se evitarían casos Gürtel, Mercuri, etcétera. Teniendo en cuenta que el asunto es delicado, yo encargaría a algún experto un informe sobre cómo incorporar esta novedad a la Carta Magna. Que lo escriba Urdangarín.
Y también incorporaría el derecho de los partidos a incumplir sus promesas electorales. De esta manera, el ciudadano no se haría ilusiones, y podría dedicar más tiempo a ilusionarse por otras cosas que tengan más sentido y sensibilidad, como leer el libro de memorias deAznar. Por cierto, qué raro que la presentación de este libro no se haya hecho en la sala Bagdad...
Por otro lado, y en algunos casos, aplicaría recortes a la Constitución. Por ejemplo, en el artículo 40 se indica que «los poderes públicos realizarán una política orientada al pleno empleo». Pues yo eliminaría esto para que nadie pueda confundir la Carta Magna con una obra de ficción.
En otros casos, en cambio, ampliaría artículos, como el 47, donde se dice que «los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada». Puestos a tener derecho a algo que nadie está obligado a garantizar, me inclino por esta redacción: «Los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada, con cocina equipada, armarios empotrados, muy soleada y cerca del Mercadona». Total, queda más preciso y es igual de inútil.
Sin embargo, no tocaría ni una palabra del artículo 128 cuando se afirma que «toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad estará subordinada al interés general». Por eso, estoy seguro de que si un día los españoles sufrimos una crisis económica, los bancos nos ayudarán.

Jordi Évole

elperiodico.com


La Guardia Civil pierde todas las grabaciones del operativo 

de la detención de Cervera

Vaya.... que casualidad

Santiago Cervera respira hoy tranquilo sabiendo que la ley, es solo un nombre, para reprimir a los pobres.

Mensaje al Rey


El Rey, en el mensaje de Navidad del año pasado.

Jordi Évole
24 de diciembre del 2012


Espero no llegar tarde y que don Juan Carlos aún acepte sugerencias para el mensaje de esta noche. Tengo varias ideas que le pueden ir de fábula para atraer la atención de los espectadores. Porque no sé a ustedes, pero a mí tras tantos años de discursos me parece que ha llegado la hora de innovar.

Todas las grandes cadenas emiten simultáneamente lo mismo: el discurso del Monarca. Por eso propongo que este año los directores del programa -que alguno habrá- incorporen detalles de los grandes éxitos de la temporada televisiva. Por ejemplo, que el Rey empiece su discurso sentado de espaldas, como si fuera un juez de La Voz. Y que se levante entusiasmado cuando intente dar ánimos a los españoles, en plan Bisbal.
O que fichen al gran Chicote y nos hagan una versión de su realityPesadilla en la Zarzuela, un título muy apropiado teniendo en cuenta lo que se ha vivido este año en esa casa. Chicoteponiendo orden en palacio. Con diálogos chispeantes:
-Chicote: «¡Pero cómo tienes el horno, Juan Carlos! Esto es una guarrada…»
-Juan Carlos I: «Es que en esta casa hace tiempo que no está el horno para bollos…»
Petaría el share. Y trending topics a punta pala: #pesadillaZarzuela, #ReyChicote, #OrgulloySatisfacción...
También sería un puntazo que este año no se pasara todo el discurso sentado. Para no dar la sensación de que en España está parado hasta el Rey. Mejor que se levante, camine, se caiga... Es decir, las cosas normales que hace él. Todo muy natural, pero mirando a cámara y hablándonos. Lo que sería una versión renovada de Vídeos de primera que haría que el país se descojonase de la risa y olvidase los problemas.
Ah, y estaría muy bien que el Rey hablase de las operaciones. De las que le han hecho a él y de las otras: operación Gürtel, operación Mercuri, de los ERE falsos, de todas esas operaciones que nos tienen en vilo en la sala de espera sin saber si va para largo lo de extirpar la corrupción.
Claro y sin tópicos
Y que hable claro y sin tópicos, como en él es habitual. Y con sinceridad. O sea, que critique a Gallardón por las tasas judiciales, ya que eso puede costarle un pico a Urdangarín, con el consiguiente perjuicio para la economía familiar. Porque la familia real también está notando la crisis como todo hijo de vecino. También sufre los recortes. Cuando aborde este asunto, el Rey podría soltar una de esas frases que atraen mucho la atención del espectador. «La crisis es igual para todos», por ejemplo. Una de esas frases que a uno lo reconcilian con la monarquía parlamentaria.
¡Qué ganas tengo de que llegue esta noche! Nunca me pierdo el mensaje de Navidad. Me encanta. Tenemos un Rey tan campechano como nosotros. Me refiero a los colegas con los que me reúno cada 24 de diciembre. Comemos pizza, bebemos birras y apagamos la voz de la tele para oír el discurso por la radio. Como hacemos con el fútbol. Y pillamos cada trompa... Y sin necesidad de ir a Botsuana.

sábado, 22 de diciembre de 2012

VUELVE LA CENSURA A RTVE

Vuelve la CENSURA @rtve y @La1_tve al no emitir imágenes de las protestas x la sanidad pública y telemadrid 

Mi lotería



He aprovechado un momento en que no dimitía otro presidente del Parlamento balear (ya van dos) para ir a comprar lotería de Navidad. Y la vendedora me ha comentado que, para tener suerte, hay que frotar el décimo sobre la espalda de algún jorobado. Sin problema: este país va sobrado de jorobados. Hasta los comisarios de policía andan jorobados. Han pasado de estar jorobando a estar jorobados. Ya se sabe, no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo. Ni estar dimitido que estar dimitiendo, una forma verbal que Felip Puig no sabe conjugar.

La nómina de jorabados políticos es larga. Artur Mas lo está. Espero que me deje frotar mis décimos. Igual le llamo mañana. ¿Y si en vez de quedar con Mas llamo a Josep Antoni Duran Lleida? Es nuestro calvo de la lotería, porque es una lotería saber si está a favor o no de la independencia.
Mejor que piense más opciones por si me fallan Mas y Duran. Ya lo tengo: voy al PSC y empiezo a frotar el décimo por la espalda de Pere Navarro. Pero no frotando fuerte, sino algo más suave, como el federalismo. Y, venga, ahora froto un poco más por aquí y luego un poco menos por allá... O sea, asimétricamente. Fijo que me toca el Gordo. Y si no está Navarro, a ver si está Bustos, otro jorobado. No estaría mal, porque de paso le preguntaría si piensa comer marisco en Navidad, un manjar rico en mercurio.
He comprado un par de números sensacionales. La vendedora me ha recomendado que eligiera aquellos que representen cosas muy importantes para mí. Me he decidido por estos dos: 20711 y 06607. El primero es por una fecha entrañable: el 20 de julio del 2011 salió a bolsa Bankia. Y el segundo es por una cuestión profesional: el 6 de junio del 2007, que es cuando Díaz Ferrán alcanzó la presidencia de la CEOE. En Soto del Real están encantados con la llegada del empresario: los presos necesitaban para su rifa navideña una mano inocente.

CARLOS FABRA, ASESOR

De los dos números quiero hacer participaciones, para repartir con la familia y colegas. Me han asegurado que lo mejor es pedir información a los bancos, expertos en hacer unas buenas participaciones preferentes. Aunque para asesor bueno en lotería, el expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra. Los premios le han venido caídos del cielo. Y ya se sabe: afortunado en el juego, desafortunado en aviones.
Igual no me toca la lotería. Pues nada, la salud es lo que importa. Sobre todo la de Messi. Esa sí que es mi lotería. ¡Qué importante es la salud de Leo! Si la conserva, yo creo que es capaz de superar un récord mucho más difícil que el de Müller: el récord de goles que nos está metiendo Mariano Rajoy.
Donde seguro que toca, sin necesidad de que sea 22 de diciembre, es en Suiza. La lluvia de millones españoles no cesa. El último Gordo que les ha caído es el de un arquitecto de renombre. En España pasamos buenos ratos riéndonos con los hermanos Calatrava. Ahora es otro Calatrava el que se ríe de nosotros. Los tiempos están cambiando.

Jordi Évole





Los políticos con más "suerte" en la lotería

Según el matemático francés Pierre Simon Laplac (1749-1827) hay posibilidades de que el exconcejal de urbanismo en Marbella, José Antonio Roca, haya sido injustamente tratado por la sociedad y los medios de comunicación cuando, en estas fechas, se le señala como el paradigma del "político chorizo" que utiliza la lotería para blanquear el dinero obtenido de fuentes opacas. Sostiene Laplac que "la probabilidad de un suceso imposible es 0".
José Antonio Roca ganó en 15 años un total de 50 grandes premios de lotería. Sin embargo, lo que parece imposible, pudo haber sucedido. Así lo señalan los investigadores que, a las órdenes del juez Miguel Ángel Torres, cifraron en términos de probabilidad las opciones de Roca. Según sus análisis, el principal imputado en la operación Malaya tenía una posibilidad entre 43 cuatrillones de haber tenido la suerte en el juego que declaró haber tenido. Una posibilidad entre 43 cuatrillones de estar diciendo la verdad.
Roca acabó confesando ante el juez al cargo de la operación Malaya y declaró lo evidente: que había comprado boletos de lotería premiados con 646.000 euros entre marzo y septiembre de 2005. Sus explicaciones fueron poco detalladas y no pasaron mucho más allá de reconocer su intención de no pagar impuestos.
La cosa se complica cuando comprobamos que Roca no es el único y que en la política la fortuna en los juegos de azar vulnera, en ocasiones, cualquiera de las reglas básicas que intentan explicar el azar. Carlos Fabra es otro de los grandes ejemplosEntre el año 2000 y 2011 se embolsó más de 2,2 millones en premiosLe tocó la lotería en, al menos, cuatro ocasiones. El expresidente de la Diputación de Castellón, deslenguado como pocos, llegó a dejar una frase para las hemerotecas más bizarras cuando en 2008 anunció con antelación que su número era el 27.931 y posteriormente dijo: "Si me toca, me sacaré la pirula y mearé en la sede de IU".
No muy lejos de Fabra, encontramos otro caso de fortuna que acaba siendo juzgada. Cuando el juez instructor del caso Emarsa decidió imputar el pasado mes de noviembre a Enrique Crespo, expresidente de la Diputación de Valencia, escribió un duro auto en el que señaló la existencia de indicios de que Crespo distribuyó entre sus familiares hasta 22,7 millones de euros en décimos de lotería de Navidad para evitar un embargo judicial. Apenas un año antes, Crespo vio el cielo abierto cuando el número que distribuía su grupo municipal en el Ayuntamiento de Manises repartió buena parte del segundo premio de 2011.
La crónica de políticos premiados con lotería es un clásico del periodismo navideño al filo de la desaparición, teniendo en cuenta que a partir de 2013 los premios empezarán a tributar un 20% para cuantías por encima de 2.500 euros.
Pero antes que los políticos, los verdaderos pioneros en el arte de la fortuna fueron los narcotraficantes gallegos. El clan de los Charlines encontró en la lotería la excusa perfecta para explicar ante los jueces sus desproporcionados ingresos difícilmente explicables de otro modo. A los miembros de este clan se les acusa de haber blanqueado hasta 2,4 millones de euros con la compra de  billetes premiados. Los más afortunados fueron Teresa Charlín (segundo premio en 1998, 250 millones de pesetas), y Óscar Charlín, al que le tocaron décimos comprados en Allariz (Ourense) y Córdoba. Paula y Sabrina, nietas del patriarca y menores de edad en el momento de ganar la lotería, se hicieron con importantes cantidades que levantaron las sospechas de los jueces.
eldiario.es


EN EL SORTEO DE LA LOTERIA DE NAVIDAD DE ESTE AÑO 

A Hacienda también le toca el Gordo

El Gordo de la Lotería de Navidad no se ha repartido en su totalidad, ya que 

36 de las 180 series del 76.058 no se han vendido, lo que convierte 

Hacienda en otro agraciado más y se embolsará los 144 millones de euros de 

esta parte.



LLAMAR A LAS COSAS POR SU NOMBRE

Juicio final sobre el dinero


Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España
En 1969 se llevó a cabo un juicio único en los anales de la historia económica. El caso enfrentó a un ciudadano común y corriente contra un banco. El objeto del litigio y el veredicto deberían cambiar para siempre nuestro pensamiento sobre el dinero, la crisis actual y el portentoso poderío de los bancos.
En 1964 el señor Jerome Daly recibió un crédito hipotecario del First National Bank of Montgomery (en Minnesota, Estados Unidos) por 14 mil dólares. Cuando Daly se atrasó en sus pagos el banco quiso cobrarse con la casa. El litigio acabó en un juzgado del condado de Credit River, nombre cargado de una bonita ironía. El señor Daly argumentó que en todo contrato deben existir contraprestaciones, y si bien él había dado su casa en garantía hipotecaria el banco no había ofrecido ninguna contraprestación. Por tanto, el título hipotecario debía ser considerado nulo de pleno derecho y debía negarse la pretensión del banco de adjudicarse la casa.
Para demostrar que el banco no había ofrecido una contraprestación, Daly alegó que el banco no poseía el dinero de la hipoteca y que dicha suma había sido creada de la nada en el momento de autorizarse el crédito. Es decir, al acreditar en su contabilidad que se otorgaban 14 mil dólares al señor Daly, el banco había creado dinero y no lo había sacado de un activo preexistente. En otras palabras, el banco no acudió a su bóveda para retirar esa suma en billetes para prestársela al señor Daly.
Un testigo clave le dio la razón. En el proceso fue llamado a declarar el señor Lawrence Morgan, presidente del First National Bank of Montgomery. En su testimonio declaró que, en efecto, su banco había creado íntegramente los 14 mil dólares al inscribir una entrada en su contabilidad acreditando dicha suma al señor Daly, tal como si éste hubiera realizado un depósito por esa cantidad. En las curiosas palabras del funcionario del banco, tanto el dinero como el crédito comenzaron su existencia cuando fueron creados de esta forma.
El señor Morgan admitió frente al juez que al otorgar un préstamo su banco aceptaba un pagaré o una garantía a cambio de acreditar la suma en la cuenta del deudor. Nada de esto modificaba el monto de las reservas, aunque sí cambiaban los depósitos (porque habían sido creados por la apertura del crédito). Todo esto quiere decir que el banco no ofreció en contraprestación algo que le pertenecía. Sólo hizo una inscripción en su contabilidad.
En su veredicto el jurado determinó que el contrato hipotecario era nulo, porque carecía de una contraprestación legítima por parte del banco. En consecuencia, la pretensión del banco de adueñarse de la casa del señor Daly carecía de bases legales. La sentencia dio la razón al señor Daly, y éste pudo conservar su casa.
Las implicaciones de este juicio son de gran relevancia en los tiempos que corren. Lo que dicen el veredicto y el testimonio del funcionario bancario es que cada vez que un banco otorga un crédito, ya sea hipotecario, de consumo, en tarjeta de crédito o para un inversionista, en realidad no está prestando una cantidad de dinero que previamente estaba en su posesión. Está creando dinero de la nada. Ya sé que eso le parece difícil de creer a una persona que lleva escuchando toda su vida cómo los bancos prestan el dinero de los ahorradores. Pero si consideramos cómo funciona un banco podemos ver que el fallo en el juicio Daly vs First National Bank of Montgomery es apegado al funcionamiento del sistema bancario en una economía monetaria.
Un banco no funciona como una zapatería. Si usted solicita un crédito, el gerente del banco no va a verificar si todavía le quedan depósitos en el almacén para entregarle el monto solicitado. Cuando le autoriza un préstamo le abrirá una cuenta en el banco y usted podrá verificar que tiene un saldo a su favor, tal como ocurriría si usted hubiera ido a depositar el dinero en el banco. Y si este ejemplo no le acaba de convencer, imagínese cómo funciona el préstamo que le otorga el banco cuando usted dispone de una tarjeta de crédito. ¿Verificará el banco que todavía les quedan depósitos para autorizar cada transacción?
Lo anterior no significa que no hay gente que acuda a depositar algunos ahorros en un banco. Pero sí quiere decir que la rentabilidad de los bancos no viene de prestar esos depósitos.
Pasando a la crisis: los bancos alemanes no prestaron a los griegos y españoles los ahorros del pueblo alemán, simplemente aprovecharon una coyuntura para generar una burbuja inmobiliaria con su capacidad de creación monetaria y recogieron las ganancias mientras se pudo. Al llegar la crisis reclamaron el pago y el rescate, igual que el First National de Montgomery. Al igual que el señor Daly, pero con más razón, los pueblos europeos deben rechazar la maniobra que hoy les reduce a la condición de esclavos de los bancos. Esto es especialmente relevante hoy, que se incrementan los suicidios por desalojos hipotecarios.
Al banco le conviene que usted esté en deuda. ¿A usted le conviene que los bancos puedan crear dinero de la nada?
Publicado en La Jornada

Archivo del blog

MIS OTROS BLOGS

Blogs y Publicaciones que sigo